Actor porno gay de 18 años se suicida

Al parecer, sufría una depresión. Aquella noche, al ser despedido de su trabajo en un restaurante, comenzó a disparar desde su coche a las ventanas del local, se dio a la fuga y luego se quitó la vida.

POR: Kike Gómez

Christopher Lucas McAteer, un chico de 18 años que trabajaba para la productora pornográfica gay Corbin Fisher, donde realizo varios vídeos pornográficos bajo el seudónimo de Clay, fue encontrado gravemente herido en la madrugada del domingo 12 de abril.

La Policía de Owensboro confirmó su muerte, adelantando que se trataba de una muerte por herida de bala autoinfligida. Lo que barajó la hipótesis del suicidio, que más tarde fue confirmada en el centro hospitalario.

Al parecer, todo empezó cuando McAteer fue despedido de su puesto de trabajo en el restaurante japonés Ninki por tratar mal a un cliente y amenazar a su jefe durante una riña. Según el resto de empleados del restaurante, 15 minutos después de la disputa, McAteer pasó por la puerta y, desde su coche, disparó 5 tiros al local. Nadie resultó herido, pero el ataque causó gran conmoción a los clientes y al personal.

La policía solicitó una orden de búsqueda y McAteer fue encontrado esa misma noche en el condado de Butler, en Kentucky. El individuo se encontraba en estado muy grave a causa de un disparo, y fue trasladado al centro médico donde murió a las pocas horas del día siguiente.

La compañía Corbin Fisher dice que ha eliminado todos los vídeos de McAteer, aunque si visitas su web aún puedes encontrar muchos de ellos en funcionamiento, lo que ha provocado conflictos con la familia del joven, que solicita que sean inmediatamente retirados de la red.

Las declaraciones de su familia a los medios, tras la muerte del joven, fueron: “Lucas fue criado en un hogar cristiano, donde fue instruido sobre el amor y la soberanía de Dios, y lo más importante, a través de la gracia y el perdón encontrado en su hijo, Jesucristo". Y añadieron que su hijo había cambiado recientemente su vida, intentando alejarse del mundo de la pornografía gay, pero que al parecer le había ganado la batalla una fuerte depresión que sufría desde hace meses.

Una auténtica tragedia. En nuestra opinión, ser actor porno gay es una profesión como otra cualquiera; no obstante, siempre se puede cambiar de trabajo si no es lo que deseas, si no que se lo digan a este actor porno gay que se hizo bombero.

Más noticias LGTB, PINCHA AQUÍ

Lo que comentan nuestros seguidores