Alejandra Castelló: “Hablo de mi novia como haría cualquier compañero”

Con la energía que la caracteriza, Alejandra Castelló llega cada noche a la televisión para, sin darse cuenta, convertirse en uno de los referentes LGTB más frescos y espontáneos para las nuevas generaciones. Algo que su público no para de agradecerle.

POR: Daniel Ródenas Muñoz

SHANGAY ⇒ ¿Hacía donde debería ir el entretenimiento para ayudar a la normalización de la homosexualidad?
ALEJANDRA CASTELLÓ ⇒ Me encantaría que en un reality show como Gran Hermano pudiéramos ver una relación entre dos mujeres. Ver el día a día de dos chicas que inician una relación, como algo natural, como personas reales que se pelean, se miran, se quieren… Eso ayudaría y abriría muchas mentes. Pero me conformaría con que una presentadora lesbiana pueda levantarse y darle un beso a su pareja, o hacerle algún guiño especial sin que eso sea noticia.

SHANGAY ⇒  Javier Calvo y Javier Ambrossi son un ejemplo de una nueva manera de hacer ficción con temática LGTB de una manera totalmente orgánica, y tú te has declarado fan de los dos...
ALEJANDRA CASTELLÓ ⇒ Soy ultrafán de los Javis. Llevo dos tatuajes de La llamada, uno de ellos en el culo, así que imagínate. La obra me parece lo más, pero cuando vi la serie Paquita Salas pensé: ¿cómo pueden hacer algo tan perfecto? Luego está Brays Efe, que ha sido la revelación del 2016. Es que hablo de ellos y se me dibuja una sonrisa en la cara. Creo que nuestra generación tiene que contribuir a la normalización, para que los que tenemos debajo vean esa normalidad, y para que los que tenemos encima vean que ellos vivieron otra época y esto es otra cosa. Por eso lo que hacen los Javis o Eduardo Casanova es muy importante. Y no hacen nada extravagante ni defienden banderas reivindicando nada. Hay que vivir la vida con naturalidad, te enamores de quien te enamores, hay que ser feliz. Hay que romper prejuicios.

SHANGAY ⇒ Entonces, ¿te veremos en las próximas temporadas de Paquita Salas?
ALEJANDRA CASTELLÓ ⇒ ¡Ojalá! Me encantaría aparecer en la serie, pero depende de los Javis, yo ahí no puedo hacer nada. Pero si ocurre sería un auténtico sueño cumplido. Yo solo digo que si me dejan aparecer en la serie me tatúo ‘Paquita Salas’ en el culo también.


“Es triste que un personaje público homosexual aún actúe como si fuera heterosexual”


SHANGAY ⇒ Se suele decir que en el mundo de la televisión, el cine o la música, hay muchos personajes públicos que no se atreven a salir del armario por si afecta a su trabajo. ¿Qué opinas?
ALEJANDRA CASTELLÓ ⇒ Yo no lo comparto. Aunque nunca te hayan preguntado directamente si eres homosexual, cuando eres un personaje conocido y te preguntan acerca del amor, puedes contestar en femenino o en masculino al hablar de tu pareja. Puedo entender que la gente no hable, porque cada uno es libre, pero no me parece bien que una persona gay o lesbiana conteste como si fuese heterosexual, porque eso me parece triste, y es feo que todavía ocurra eso.

SHANGAY ⇒  De hecho, el aspirante a Eurovisión Mario Jefferson comentó en una entrevista que existen cláusulas en algunos contratos discográficos que prohiben a los cantantes salir del armario...

ALEJANDRA CASTELLÓ ⇒ Entiendo que la industria de la música es un negocio que al final vende un producto para un público determinado, si alguien acepta esos contratos es por decisión propia y no puedo meterme. Pero ojalá en un futuro pueda existir una banda o cantantes abiertamente homosexuales que vendan tanto o más que cualquier otra banda; de hecho, poco a poco se va viendo más, pero queda mucho camino.

SHANGAY ⇒ Hace unas semanas fueron noticias ciertos tuits homófobos hacia Miguel Bosé o Eduardo Casanova. ¿Te sorprende que aún veamos este tipo de insultos en redes sociales?
ALEJANDRA CASTELLÓ ⇒ A mí me sorprende porque en mi día a día, tanto en la calle como en redes sociales, nunca he visto algo así, supongo que soy afortunada. A veces me peleo con mi chica porque le insisto en que esas cosas ya no ocurren, y cuando me encuentro con estas noticias, que son de las cosas más fuertes que yo he visto en redes, se me parte el alma. Quiero pensar que es una minoría de mentes cerradas y que no es un sentimiento real. Dudo mucho de que esta gente actúe igual si se encuentra a la persona a la que ha insultado cara a cara, estoy segura de que solo actúan así detrás de un ordenador. Entiendo que la solución no es la censura, pero tampoco se deben permitir ese tipo de insultos. Si alguna vez me ocurre a mí lo que le ha pasado a Miguel Bosé o Eduardo Casanova, tengo claro que denunciaría y nos veríamos las caras. No puede permitirse que la gente desee la muerte de alguien con esa tranquilidad y el escudo de las redes sociales.

Más entrevistas, AQUÍ

Página 2 de 2