Analiza el machismo en el cine sin moverte de casa

Te presentamos esta curiosa forma de analizar si una película o capítulo de tu serie favorita es machista, o si los personajes femeninos aparecen representados de forma sexista.

¿Qué es la brecha de género en el ámbito audiovisual? Según Bruce Bimber, profesor de la Universidad de California (Santa Bárbara), se define como “la presencia de personajes masculinos y femeninos en una obra visual, dándose entre ellos una desigualdad en cuanto a tiempos de intervención, diálogos intra e intersexo, e incluso la imagen, tanto física como psicológica, que se nos ofrece de los mismos”.

Está claro que el mercado audiovisual en general –y el cine en particular– genera en nosotros fenómenos de lo más dispares. Puesto que constantemente nos vemos empapados y bombardeados por el séptimo arte, es necesario que lo que éste provoque, o la huella que deje en nosotros, sea beneficiosa. O al menos, no del todo nociva. No te hará falta pensar mucho para acordarte de películas que representen a las mujeres de forma sexista o estereotipada. Aquí te mostramos dos herramientas para evaluar interactuaciones de personajes (test de Bechdel) y patrones de comportamiento estereotipados (principio de Pitufina).

 

TEST DE BECHDEL

El nacimiento del Bechdel Test se remonta a 1985, cuando Alison Bechdel, una ilustradora norteamericana, crea una historieta dentro de un tebeo que realizaba (Unas lesbianas de cuidado), cuyo nombre fue “THE RULE”. En estas viñetas, una pareja de chicas va al cine, cuando una le explica a la otra que solo va a ver películas si cumplen de forma estricta tres requisitos, para así comprobar si el filme es o no machista. En un primer momento, la viñeta pasó desapercibida, pero años después se popularizó tanto que se creó todo un movimiento social que buscaba analizar contenido de esta forma. El sistema se ha generalizado tanto que se han creado incluso bases de datos que estudian la brecha de género en contenido muy variado, e incluso clubs o colectivos donde se realizan reuniones para ver películas y analizarlas (y, por supuesto, solo se proyecta contenido que supera el test).

Pero, ¿cuáles son los tres requisitos que tiene que cumplir un contenido para pasar el test? Son fácilmente memorizables y puedes verlos a continuación:

Sería interesante, por ejemplo, trabajar con este test en cuestiones de violencia de género, para que las mujeres sean capaces de examinar el grado de androcentrismo que tiene su contenido favorito, y así fomentar una visión más feminista e inclusiva, visión que en no pocas ocasiones queda mermada en esta población.

Como curiosidad, casi la mitad de películas nominadas al Oscar en lo que llevamos de milenio no aprueban el test, aunque es algo que está cambiando, ya que en los Oscar del pasado marzo buena parte de las películas aprueban. Por ejemplo, la ganadora La forma del agua consigue aprobar tan solo en los primeros minutos de metraje.

Por poner algunos ejemplos de “famosos suspensos” en la gran pantalla: la trilogía original de Star Wars, la saga de Piratas del Caribe, Desayuno con diamantes, Avatar, Los cazafantasmas, la saga Men in black, El show de Truman, la saga de El señor de los anillos... y así podríamos seguir durante páginas y páginas.

 

PRINCIPIO DE PITUFINA

Esta propuesta analiza patrones de comportamiento femenino muy definidos, que colapsan bruscamente con el comportamiento del protagonista (extremadamente masculino). Este concepto fue creado en un ensayo de Katha Pollitt, poetisa estadounidense, y se llama de esta forma debido a Pitufina, el único personaje femenino dentro de la clásica serie animada Los Pitufos, y que claramente cuenta con una estética y comportamiento totalmente esperpénticos y muy sexualizados (a pesar de tratarse meramente de un personaje de animación que ni siquiera es humano).

Rubias de pelo largo, taconazos, pestañas kilométricas, poses absurdas, enamoradizas y muy, muy sumisas. Así son representadas las ‘pitufinas’ del séptimo arte. Esto es perjudicial porque “ofrece una visión muy limitada de cómo debe ser una mujer, estableciendo lo masculino como norma y lo femenino como excepción”, según palabras de la propia Pollitt. Por poner ejemplos, algunas de las famosas ‘pitufinas’ de la gran pantalla serían la Cerdita Peggy (Los Teleñecos), Sue Storm (Los cuatro fantásticos), Olivia (Popeye, el marino)... y otro larguísimo etcétera.

El mercado audiovisual genera y perpetúa ideales de belleza que en muchas ocasiones son nocivos, así que es nuestra misión saber identificarlos para poder luchar contra ellos. ¿Se te ocurre alguna otra película que suspenda el test de Bechdel, o algún otro personaje femenino que cumpla el principio de Pitufina?


Más noticias sobre sexualidad, AQUÍ