Belén Cuesta: “La honestidad importa en el sexo”

De nuevo despliega su vis cómica en la sexy nueva comedia de Paco León, ‘Kiki, el amor se hace’. Cada vez más popular, Belén Cuesta disfruta de su dulce momento y lanza un mensaje en favor de la visibilidad que también está presente en ‘Kiki’.

POR: Agustín Gómez Cascales
Página 1 de 3

En cuestión de tres años, todo ha sucedido de manera vertiginosa para Belén Cuesta, andaluza afincada en Madrid desde hace una década. A raíz del estreno del musical La llamada, de Javier Ambrossi y Javier Calvo, fue cuando comenzó realmente a crecer el culto a una actriz que tiene una enorme capacidad para aportar un toque tierno y naïf incluso al mayor disparate cómico que tenga que decir por exigencias del guion.

Continúa encarnando a la novicia Milagros todos los fines de semana en Madrid, porque La llamada tiene cuerda para rato, y en los últimos meses la has podido ver en las series Vis a vis y Buscando el norte, además de en películas como Ocho apellidos catalanes, Tenemos que hablar y El pregón.

En una de las cinco historias que hablan de distintas filias sexuales en Kiki, el amor se hace, Paco León le da la oportunidad de lucirse interpretando a Belén, una locuela lesbiana que en pleno momento de desengaño amoroso aparece en casa de una pareja de amigos suyos [Paco León y Ana Katz] y revoluciona la sexualidad de ambos. “Para mí el rodaje fue una experiencia única, lo digo aunque suene a tópico”, afirma Belén. “Paco tiene una forma de trabajar peculiar, el guion no tenía una estructura al uso, y te hacía muy partícipe del proceso creativo. Encima, tuve la suerte de participar en la historia en la que actúan Ana Katz, que es brutal, y Paco, lo he disfrutado muchísimo”.

SHANGAY ⇒ ¿Eres consciente de que tu personaje está loquísimo?
BELÉN CUESTA
⇒ Sí, loca, loca. Es una de esas personas que no tienen filtro ninguno, que no ven la maldad ni la picardía. Pusimos en común anécdotas de personas que Paco y yo conocemos que son así, que pueden llegar a unos amigos que son pareja y confesarles que la noche anterior tuvieron un sueño erótico con uno de ellos, algo que puede resultar muy incómodo... Es que ella habla de todo y no se corta.

SHANGAY ⇒ ¿Tú eres así?
BELÉN CUESTA
⇒ No, yo tengo filtros [risas]. Me considero muy alegre y optimista, pero no como ella, que es tan disparatada.

SHANGAY ⇒ ¿Has trabajado alguna vez en un club de sexo, como tu personaje?
BELÉN CUESTA
⇒ Nunca. He trabajado de camarera, y vestida [risas]. Es curioso, porque hace poco hemos estado grabando la serie  [Buscando el norte] en Berlín y fui a cada sitio... Me dio mucha pena no haber estado en ellos antes de rodar Kiki. Llegábamos y estaban todos desnudos, del modo más natural, y pensaba “mi personaje habría trabajado estupendamente en un club así”.

SHANGAY ⇒ ¿Y cómo es que acababais en clubs de ese tipo?
BELÉN CUESTA
⇒ Salíamos a tomar algo después de grabar y como es tan fuerte Berlín, tan liberal y tan divertido… [risas].


“¿Por qué si uno tiene ciertas fantasías sexuales que quiere cumplir se va a autocensurar por una moral extraña?”


SHANGAY ⇒ Tu personaje se queja en la película de que Madrid no es tan moderna como se dice. ¿Estás de acuerdo?
BELÉN CUESTA
⇒ Un poco sí. Supongo que depende de las expectativas de cada uno, y de la edad, pero creo que todo el mundo tiene un bajón cuando lleva mucho en Madrid. Al principio llegas con tanta ilusión, lo vives todo tan a tope… y en algún momento sientes cierta decepción. Madrid es muy moderna, sí, pero hay momentos en que no te lo parece.

SHANGAY ⇒ La historia en la que participas, dentro de las cinco que componen Kiki, trata abiertamente la bisexualidad. Y hace muy poco del revuelo mediático que se montó cuando Paco León habló de su bisexualidad en prime time
BELÉN CUESTA
⇒ ¡Qué arte tiene! ¿Ves? Me resulta muy antiguo que la gente se haya sorprendido tanto. Hoy día se debería poder decir eso sin más y que a nadie le importara... Me ha pasado a mí algo parecido en la serie, donde hago de lesbiana. Cuando llegó la hora de la promoción, dije que yo no iba ni a mencionar ese hecho, porque me parece una estupidez empezar vendiendo que tu personaje es homosexual. ¿Qué más da? Tiene que haber visibilidad, es buena para que la gente se acostumbre y no pase nada cuando Paco diga que ha sido bisexual, pero redundar en eso me parece que implica intentar darle una falsa naturalidad.

¿Qué significa para Belén haber hecho tres personajes lésbicos tan seguidos? ¿Tiene alguna filia sexual curiosa? Pasa página

Página 1 de 3