Carla Bruni: “Tampoco soy Madonna, no es difícil pasar desapercibida”

Carla Bruni, cantante, ex top model y ex primera dama de Francia, actúa esta semana en Madrid y Barcelona. Recuperamos una reveladora entrevista exclusiva que nos concedió cuando debutó en la música. Es interesante comprobar cómo algunas de sus declaraciones chocan tanto con su vida reciente.

POR: Agustín Gómez Cascales

Ha llovido desde esta entrevista que le hicimos a Carla Bruni en 2003, cuando acaba de lanzar su primer álbum, Quelqu’un m’a dit. Estaba encantada de sentirse sujeto activo de su carrera, porque aseguraba que cuando ejercía de top model se sentía un mero objeto. En aquel momento, hace ya quince años, estaba feliz de poder disfrutar del éxito profesional lejos de la obsesión de belleza. En su habitación de hotel, en la que nos recibió sola, sin necesidad de ayudantes o responsables de su casa de discos que supervisaran la charla, nos confesaba: “Tengo 35 años, pronto empezaré a tener arrugas y no pasa nada. Ahora compongo y canto, ya no necesito una cara bonita”.

A Carla Bruni nunca le propusieron, como a Naomi Campbell, probar suerte en el mundo del pop encabezando un proyecto prefabricado, pero entiende perfectamente que su colega probase suerte. “Al fin y al cabo, detrás de ella estaba nada menos que Quincy Jones. Así que si el disco no funcionó no fue solo culpa de Naomi, que apenas tuvo tiempo de centrarse en es historia, también lo fue de Jones. Solo debes embarcarte en una aventura así si crees al 100% en lo que vas a hacer”. Y para una Milla Jovovich que se defiende como actriz, hay muchas Cindy Crawfords que fracasan. “Es un tema del que puedo opinar con menos conocimiento de causa, porque no sé nada de la interpretación, ni me ha interesado nunca ser actriz”. Ojo, que esto decía sin saber que, años más tarde, terminaría siendo dirigida por Woody Allen en Midnight in Paris. “Actuar para mí sería dar un paso atrás”, afirmaba, “porque es otro oficio en el que la imagen es muy importante. Yo ya paso de tener que estar obsesionada por salir favorecida, quiero envejecer de una manera natural. La capacidad de seducción de una mujer crece con la edad, siempre y cuando no frene el proceso natural. Las actrices que se operan continuamente acaban pareciendo muñecas ridículas que solo atraen a esos machos descerebrados que todavía andan sueltos por ahí...”. En estos términos hablaba, sí, mucho antes de casarse con Nicolas Sarkozy y terminar ejerciendo de primera dama de Francia. Nos contó mucho más, todo esto:


“La vanidad es mala consejera de la creatividad”


SHANGAY ⇒ ¿Por qué has optado por un disco tan sencillo para tu debut en la música?
CARLA BRUNI
⇒ Refleja la música que más me gusta, el folk; es lo que escucho a todas horas. Se me da mal estar al día, voy muy lenta. Sé poquísimo de rap, trip-hop, hip-hop, house..., son estilos a los que nunca me he enganchado. He hecho un disco poco comercial que no tiene nada que ver con lo que la mayoría demanda, pero es exactamente lo que quería ofrecer. No podía pretender ir de innovadora, así que he preferido ser honesta.

SHANGAY ⇒ ¿Te refugiaste en la música al bajarte de las pasarelas? 
CARLA BRUNI 
⇒ Llevaba años soñando con dedicarme a la música, y me aferré a ella en cuanto pude. Dejar la profesión de modelo fue duro. De pronto tenía veintinueve años y estaba sin trabajo. Como el resto de compañeras de mi generación. Seguíamos siendo conocidas, pero dejaron de llegarnos ofertas, lo cual es hasta cierto punto lógico: la moda necesita constantemente caras nuevas. Si has trabajado con Jean-Paul Gaultier durante diez años es normal que decida  buscarse una nueva chica que le inspire sus próximas colecciones. Así que poco a poco me centré en la música.


“Me encantaba el mundo de la moda porque era un ambiente muy creativo, libre y muy gay”


SHANGAY ⇒ ¿No esperabas que los críticos te recibieran con las plumas afiladas?
CARLA BRUNI 
⇒ Por supuesto. Pero han sido muy generosos conmigo. Supongo que les ha sorprendido que no haya editado un disco artificial, producido a lo grande, y que no sigue ninguna moda actual. Creo que es obvio que no es un álbum pensado para alcanzar el éxito fácil, y los críticos, que están hartos de Operaciones Triunfo, han apreciado mi postura.

SHANGAY ⇒ ¿Qué han dicho tus antiguos compañeros del mundo de la moda?
CARLA BRUNI
 ⇒ Les encanta el disco. Cuando salió en Francia se lo mandé a todos: a Karl Lagerfeld, a Yves Saint Laurent, a Gaultier...; me interesaba mucho su opinión porque les considero amigos cercanos, es gente con la que he compartido muchas experiencias y les echo de menos. Me quedé muerta ante las muestras de cariño y los elogios con que me han obsequiado. Sé de fotógrafos que utilizan el disco para ambientar sus sesiones de fotos, y si llamas a mi agencia escuchas mis canciones cuando te ponen en espera [risas].

SHANGAY ⇒ Serge Gainsbourg es uno de tus autores preferidos, y has incluido una canción suya en tu álbum. ¿Qué otros referentes son básicos para ti?
CARLA BRUNI 
⇒ De entre los franceses, Charles Trenet, Georges Brassens, Barbara, Jacques Brel, Léo Ferré o Manu Chao. También tengo siempre muy presentes a Bob Dylan y a Leonard Cohen. Y el blues clásico me fascina: de Bessie Smith a Chuck Berry pasando por Otis Redding. Lo que más me gusta de la tradición musical francesa es que sus autores siempre cuentan historias; tienen un modo especial de componer, con un componente narrativo que me apasiona.

SHANGAY ⇒ ¿De dónde surge la inspiración de las pequeñas historias que cuentas en tus letras? 
CARLA BRUNI
 ⇒ De mi propia vida; son letras muy personales. Todas las canciones me las inspiran sentimientos íntimos o personas a las que quiero. Como Raphaël, que se la escribí a mi chico. Es profesor de filosofía; guapísimo y con un cuerpo de escándalo, deberías verlo, y encima es mucho más joven que yo, tiene veintiséis. Cuando le conocí hace tres años me quedé muerta, y pensé cuál sería la mejor manera para seducirle. Así que le compuse una canción. Un día le dije: “¿Quieres escuchar esta canción que he escrito? Se llama como tú”. Y se enamoró de mí.

¿Por qué aseguraba que estaba harta de ir de guapa? ¿Qué comentó de sus días de sexo, fama y drogas como top model? Sigue leyendo

Página 1 de 2