Carmen Conesa: “A los Addams nos encanta la diversidad”

La actriz se pone al frente de ‘La familia Addams’ como Morticia, una matriarca severa y sensual. Carmen Conesa se enfrenta a un nuevo reto con este musical que ha transformado el Teatro Calderón de Madrid en la fantasmagórica residencia de los Addams.

Unas simples notas y dos chasquidos de dedos son suficientes para que mucha gente reconozca la melodía que lleva acompañando a esta singular familia desde hace varias décadas. Años en los que los Addams han conseguido formar parte del imaginario colectivo de varias generaciones, gracias a su adaptación a la pequeña pantalla, al cine y sobre los escenarios. Este último formato aterriza por primera vez en Madrid con una gran producción que hará que los espectadores se adentren sin reparos en el fantasmagórico y adictivo universo de los Addams.

Nacidos de la mano del dibujante Charles Addams en los años 30, estos extravagantes personajes alcanzaron un gran reconocimiento gracias a la emisión de su serie de televisión en los 60. Aunque es indudable que hoy día todos los identificamos con los rostros de los actores que les dieron vida en las adaptaciones al cine de los años 90, encabezados por la gran Angelica Houston. Un icono al que nuestra matriarca Addams patria tiene poco que envidiar, porque llega con muchísimas ganas y, por qué no decirlo, con sobrado talento.

Carmen Conesa, actriz todoterreno que lo mismo canta y baila que se desgarra ante el drama, es la encargada de calzarse los tacones de Morticia en este musical. “Para mí es todo un regalo, como si me hubiera tocado la lotería”. Así de entusiasmada se muestra la artista barcelonesa, quien no teme las comparaciones con las mencionadas adaptaciones que preceden a este montaje. “Para preparar el papel he mirado imágenes del cómic, he revisado la serie y, por supuesto, he visto fotos y tráilers de las películas... Pero he querido hacer una Morticia muy personal, basada en la esencia original del personaje”. Un proceso de creación en el que la actriz ha trabajado durante meses. “He transformado mi manera de caminar, he construido una voz más grave y he potenciado la sensualidad del personaje. Nuestra Morticia es compleja: inteligente, cínica, severa, con sentido del humor, juguetona y con un erotismo y una pasión que le vienen principalmente por el tango” –género que aparece en un potente número musical–.

Aunque ha puesto mucho empeño en meterse en este papel, no ha llegado al extremo de Charles Addams, de quien se dice que se casó en un cementerio o tenía una guillotina en su casa. “Tendría que haberlo hecho yo también”, afirma entre risas. “Es muy interesante esta idea del culto a la muerte, al sufrimiento y al dolor, pero siempre desde un punto de vista lúdico. Me gusta el humor con ese toque gótico”.

En su adaptación española, esta familia que surgió como una sátira de la sociedad norteamericana ha añadido algunos ingredientes a su mortífera receta para acercarla a nuestra forma de ser. “La función, tal y como la ha dirigido Esteve [Ferrer] tiene algo atemporal. Aunque se desarrolla en Central Park, el carácter de nuestros Addams es muy mediterráneo. La obra adquiere una rapidez y un ritmo que consigue que el público no se aburra en ningún momento”. Diálogos hilarantes que alcanzan su punto álgido durante una cena familiar en la que reciben a unos invitados especiales de Ohio, la familia del joven que se ha enamorado de la pequeña Miércoles. Un momento en el que se enfrentan dos maneras de ser muy distintas y queda patente la divertida excentricidad de Morticia, el patriarca Gómez y los suyos. “Nos encanta la diversidad, pero en realidad los Addams no son tan distintos a los demás. Aunque vistamos diferente y tengamos gustos algo macabros, somos iguales al resto de personas: bailamos tangos y hacemos el amor”.

El universo de los Addams llega a nuestro país de la mano de los responsables de The Hole, por lo que el espectáculo está asegurado. Un show que atrapa a primera vista gracias al trabajo de Felype de Lima, quien ha diseñado un vestuario y una escenografía que nos traslada a la mansión Addams que siempre hemos imaginado, y al numeroso equipo creativo, artístico y técnico, que funciona como un verdadero engranaje. “Cuando estás bailando, cantando y actuando te das cuenta de la grandísima dificultad que hay a la hora de coordinar todo eso, de la maquinaria que hay detrás... El drama te da una satisfacción muy grande como intérprete, pero un musical es una grandísima escuela para cualquier actor”.

 


EL MUSICAL LA FAMILIA ADDAMS SE REPRESENTA HASTA EL 10 DE DICIEMBRE EN EL TEATRO CALDERÓN (C/ATOCHA, 18) DE MADRID.


Más cultura, AQUÍ