Chemsex, el peligro del sexo con drogas

La FELGTB advierte sobre los riesgos del Chemsex, la práctica sexual que consiste en sesiones de larga duración (pueden prolongarse durante horas y días) en las que varios hombres tienen sexo bajo la influencia de sustancias como metanfetamina, mefedrona y GHB.

 

POR: Juan Pablo Manzano Gálvez
Página 1 de 2

Quizás no conozcas el Chemsex, quizás sí, pero en cualquier caso aquí te contamos todo lo que debes saber sobre esta práctica que está llena de riesgos.

Se trata de un término que se ha popularizado recientemente para describir el sexo entre hombres en sesiones de larga duración que pueden prolongarse durante horas y días. Las relaciones sexuales tienen lugar bajo la influencia de sustancias tales como metanfetamina, mefedrona y GHB, entre otras, tomadas previamente o durante la sesión sexual. Aunque se trata de un fenómeno que se ha popularizado entre los hombres gays, también se da en otros grupos de población.

El uso de drogas durante las relaciones sexuales entre hombres no es un fenómeno nuevo, sino que se trata de una realidad que ha venido documentándose desde hace décadas en varios países. Lo que parece que ha cambiado en los últimos años son las sustancias consumidas y el contexto en el que se utilizan. De esta forma, el término chemsex está fuertemente relacionado con el concepto ‘sesión’, que se utiliza para referirse a un evento de larga duración en el que habitualmente se consumen drogas en un contexto social con varias personas, ya sea de manera simultánea o secuencial. Mientras una orgía no implica necesariamente el consumo de drogas, estas sesiones acentúan la prolongación de las relaciones sexuales en el tiempo mediante el uso de determinadas sustancias.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha lanzado una campaña para reducir los riesgos de esta práctica sexual y concienciar de los peligros que conlleva.

Entre los motivos o razones referidos por los usuarios para haberse involucrado en estas prácticas destacan:

  • Sentirse libre sexualmente y superar problemas de intimidad.
  • Superar el miedo al rechazo y a la vergüenza en el contexto social.
  • Hacer frente a la estigmatización del VIH.
  • Superar problemas del pasado.
  • Superar una homofobia interiorizada.
  • Tener prácticas sexuales más satisfactorias.
  • Sentirse miembro de una comunidad.

Pasa saber más sobre las sesiones de Chemsex, pasa página

Página 1 de 2