‘Cultura Basura’, todo un éxito masivo en La Térmica de Málaga

El festival organizado por el centro malagueño de cultura contemporánea bate récords de asistencia en una jornada capitaneada por el cineasta John Waters.

POR: Gonza Gallego

Una fantasía mayúscula y un éxito sin precedentes. Así ha sido la inauguración del primer festival Cultura Basura organizado por La Térmica (Centro de cultura contemporánea de la Diputación de Málaga), que ha reunido a más de 5000 personas en este desembarco sin igual de la cultura trash en la ciudad andaluza. El festival ha contado con la presencia del director de cine John Waters como gran protagonista de la cita, una pieza indiscutible para entender la cultura basura. Topacio Fresh (coordinadora del festival y maestra de ceremonias) Alaska, Mario Vaquerizo, Jedet, Esty Quesada ‘Soy una pringada’, Nazario, Valeria Vegas, Jordi Costa y Eduardo Casanova también han formado parte del festival. En el programa se incluía la inauguración de la exposición Bad Taste, comisariada por la propia Topacio Fresh, con obras de Fabio McNamara, Nazario, las Costus, Bruce Labruce, Fardou Keuning, Leo Peralta, Matías Uris, José Jurado, Octavio Terol, Valeria Vegas, Ofrendas Clandestinas y Cristóbal Tabares.

El sábado se podía ver cómo una larga cola de personas ya esperaban la apertura del centro cultural malagueño desde primera hora de la mañana. La entrada era gratuita (y lo seguirá siendo) y el aforo limitado. La locura se desataba a media tarde con la llegada del cineasta de Baltimore, que era recibido con todos los honores (pancartas donde se leía ‘Bienvenido Mr. Waters’ y banda de música incluidas) a las puertas de La Térmica, entre cientos de fans orquestados por la propia Topacio Fresh. 



El momento más esperado del festival era la entrevista Alaska meets Waters, en la que la cantante y el director de cine dialogaron sobre ‘cultura trash’, referentes comunes, la libertad artística o los medios en EE UU ante el silencio absoluto de los allí presentes, conscientes de estar frente a un momento histórico. “Para mí el trash es una reacción ante la tiranía del buen gusto...”, comenzaba declarando John Waters, al que Alaska se ha referido como “Dios” en su presentación. El artista norteamericano se mostró impresionado con la convocatoria de público: “Es increíble venir aquí desde Baltimore y encontrarme con tanta gente celebrando la cultura trash. Alaska y Waters han conversado sobre la presencia del público joven y su implicación en este tipo de cultura. “Alucino con la gente joven de hoy en día, creo que las cosas están cambiando. Ahora las chicas prefieren parecer más drags que Barbies. Me encantan, por ejemplo, los hombres transgénero, me sorprenden mucho. Estoy deseando firmar mi primer autógrafo en un culo operado”, bromeaba. 

Sobre sus impresiones acerca de la diversidad, el cineasta ha comentado: “No creo que debamos juntarnos con gente igual que nosotros todo el rato, la libertad está en saber estar junto a alguien que no piensa igual que tú, eso también es algo muy trash. Yo nunca salí del armario, cuando fui a un bar gay por primera vez entendí lo que era, pero me di cuenta también de que no quería estar en un gueto, lo que me atraía era la vida bohemia”, explicaba Waters. Sobre su posición dentro de la industria del cine ha declarado: “Con 70 años y tres casas, no puedo seguir considerándome un director underground...”.




Alaska y Mario Vaquerizo comentaban en su entrevista con Shangay que “estar presentes hoy aquí es todo un regalo”. Alaska añadía: “Un proyecto como este solo se puede hacer en un sitio como La Térmica, ojalá en Madrid tuviésemos un espacio así de abierto”. Topacio Fresh ha hecho hincapié en que la presencia de los youtubers Jedet o Soy Una Pringada ha sido el puente para que mucha gente joven conozca esta cultura y a personajes como John Waters. “Es muy fuerte que hoy haya gente aquí tan joven y vayan a redescubrir figuras como John Waters, los Costus o a nosotros mismos. El otro día vimos cómo Jedet y Esty (Soy Una Pringada) se enfadaban porque un grupo de jóvenes no me conocían, y la única Alaska que ellos conocían era a Alaska Thunderfuck (participante de RuPaul Drag’s Race). Ellos han elegido estar aquí y eso es muy bueno”, declaraba orgullosa la cantante y galerista. 

La artista, además, ha explicado el uso político que tiene la palabra ‘basura’ en todo este concepto: “Para mí ‘basura’ es como la palabra ‘maricón’. Usémoslas. No dejemos que los demás se apropien de estos términos para que los acaben usando como insultos en nuestra contra”



Etsy Quesada también habló sobre la idea de apropiarnos de todos esos insultos –para hacerlos nuestros y dejar sin armas al contricante– en el coloquio celebrado en la primera jornada del festival, que llevó por nombre Cultura Basura: intención o ingenuidad. En él participaron la propia Soy Una Pringada, Nazario y Valeria Vegas, que declaró que su primer contacto con la cultura basura fue en el año 2000 con el boom del tamarismo. “Recuerdo ir a El Corte Inglés a comprar el primer disco de Tamara (actualmente Yurena) y cómo la propia dependienta me preguntaba si quería el disco de Tamara ‘la buena’ o el de Tamara ‘la mala’... La propia dependienta ya desmereció el trabajo de Yurena, un disco que llegó al número uno de la antigua lista AFYVE y que, sin embargo, nadie quiso pinchar en radios por ser considerada una freak.


La parte musical corrió a cuenta de King Jedet, en la primera jornada de actividades, con un público joven que bailó desde hits indiscutibles de Lady Gaga, Katy Perry o Miley Cyrus hasta canciones de Ms Nina, Bad Gyal o su propio single Reinas, que todos los allí presentes se sabían al dedillo. El broche final lo ponía Mario Vaquerizo con un DJ set en la segunda y última jornada, celebrada el pasado domingo. El festival terminó, pero la exposición Bad Taste podrá verse en La Térmica hasta el próximo 7 de enero. Una oportunidad única de presenciar lo fascinante que es la cultura trash y poder ver, entre otras joyas que esconde esta exposición, la última sesión de fotos (inédita a día de hoy) que se le hizo a Cristina La Veneno antes de morir. Topacio Fresh quiso destacar la importancia de una foto donde podemos ver a Cristina vestida solo con una bata floreada de Palomo Spain... que después fue usada por la mismísima Beyoncé para anunciar el nacimiento de sus gemelos. Un ejemplo de que lo trash no tiene fronteras.






FOTOGRAFÍAS: Gonza Gallego

Más cultura, AQUÍ