“David Bowie Is”: el legado del mito en Barcelona

Es todo un acontecimiento la llegada a Barcelona de esta retrospectiva de David Bowie. Una de sus comisarias, Victoria Broackes, explica cómo se gestó la muestra, curiosidades que contiene y por qué Bowie sigue siendo un gran referente pop para la comunidad LGTB.

 

POR: Agustín Gómez Cascales

Traje para el Aladdin Sane tour, 1973. Diseño de Kansai Yamamoto.
Foto de Masayoshi Sukita
© Sukita / The David Bowie Archive

 

Llega a Barcelona una exposición que es un auténtico evento cultural. Además de un tributo único a uno de los grandes genios de la música de nuestro tiempo, el recientemente desaparecido David Bowie. Victoria Broackes, una de sus comisarias –junto a Geoffrey Marsh–, es la primera sorprendida de su trascendencia. “Cuando se inauguró en el Victoria and Albert Museum de Londres hace cuatro años [en marzo de 2013] no teníamos ni idea de que tendría tanto éxito y que daría la vuelta al mundo”.


Autorretrato por David Bowie, 1978
Cortesía de The David Bowie Archive
Imagen © Victoria and Albert Museum

 

Lo cierto es que esta muestra, que ha viajado ya a nueve museos de distintos países y ha sido vista por más de millón y medio de personas, se ha convertido en parte del legado artístico de Bowie, en algo más que la suma de sus partes –con más de 300 objetos de su colección personal, entre fotografías, bocetos, carátulas de discos, letras manuscritas, vestuario original, diseños de escenarios, storyboards y material inédito de sus conciertos–. “Nicholas Pegg, autor de una gran obra sobre David Bowie, en su última edición revisada incluye esta exposición, que considera un elemento más de su opus creativo. Es muy halagador”.


Retrato promocional para The Kon-rads, 1966.
Foto de Roy Ainsworth
Cortesía de The David Bowie Archive
Imagen © Victoria and Albert Museum

 

Evidentemente, cuando se comenzó a gestar esta gran exposición, en 2011, había muchísimo donde escoger, teniendo en cuenta que la trayectoria de Bowie cubre seis décadas. Mucho más de lo que los comisarios incluso esperaban. “Descubrimos que sus archivos eran excepcionales, sin parangón en el universo del rock y el pop. Tuvimos que reflexionar mucho para ver cómo contar su historia a través de todos los objetos a nuestro alcance. Y decidimos que no sería una muestra cronológica sino temática, para reflejar el modo en que Bowie pensaba y trabajaba”.


“La música es imprescindible para contar la historia del arte de nuestro tiempo”


Hace años, el artista decidió reunir y organizar todas sus posesiones, desperdigadas entre Londres, Nueva York y Suiza, y contrató a una persona para que crease un único archivo, con una concienzuda base de datos a la que tuvieron acceso los comisarios durante la génesis del proyecto. Broackes, gran fan de Bowie, solo sabía que coleccionaba arte, pero no tenía ni idea de que también hubiese creado esta gran colección en torno a sí mismo. “Cuando conocí a su mánager y puso a nuestra disposición todo ese material, fue cuando tuve claro que esta exposición tenía que convertirse en una realidad”.


Maqueta para el escenario del Diamond Dogs tour 1974.
Diseñado por Jules Fisher y Mark Ravitz
Cortesía de The David Bowie Archive
Imagen © Victoria and Albert Museum

 

Sentaron sin duda un precedente con David Bowie Is, cuyo enorme impacto ha demostrado que el pop y el rock merecen su lugar en los museos, junto a otras artes. “La música se convirtió en las últimas décadas del siglo XX en la forma de arte más significativa”, explica. “Es imprescindible para contar la historia del arte de nuestro tiempo, con lo que su presencia está totalmente legitimada”.


Botas de plataforma rojas para el Aladdin Sane tour (1973)
Cortesía deThe David Bowie Archive
Imagen © Victoria and Albert Museum

 

En el departamento del V&A Museum en donde trabaja Broackes, el de ‘Theatre and Performance’, llevan coleccionando material relacionado con el rock y el pop desde los 70, pero nunca antes se habían encontrado con la posibilidad de dar forma a una muestra que bebe de tantos lenguajes distintos. “Porque además de música hay moda, fotografía, cine, diseño gráfico... Bowie es una figura única en ese sentido, por todo lo que significa además para tanta gente”. Sonido y visión debían ser los dos conceptos centrales de la muestra, haciendo honor al espíritu del artista. “Por eso decidimos trabajar con diseñadores expertos en música en vivo [59 Productions] en lugar de con los habituales que montan exposiciones en museos”, explica. “Buscábamos evitar que los visuales eclipsaran al resto de objetos, y creo que lo conseguimos”.

¿Por qué ha tenido tanta influencia Bowie en el movimiento trans? ¿Qué objetos de la muestra resultan más llamativos para su comisaria? Pasa página

Página 1 de 2