De Gran Hermano a estrella del porno gay en España

La fama mediática que le dio el concurso en su país no fue suficiente. Emiliano Boscatto no tardó en hacer las maletas y mudarse a Madrid para cumplir su verdadero sueño: ser actor porno.

POR: Pablo Herrán de Viu

Emiliano Boscatto, Emi para los amigos, es el séptimo de una familia oriunda de Córdoba, Argentina, de ocho hijos. Todos ellos trabajaron desde muy pequeños en la planta procesadora familiar. Convertían los huesos y restos de carne que recogían de las carnicerías locales en pienso para animales. Desde los seis años, Emi ya compaginaba sus estudios con ese trabajo, que era tremendamente pesado, difícil y sucio, según nos cuenta.

Más adelante, Emi comenzó a intuir una vocación que distaba años luz de lo que realizaba a diario en la empresa familiar. Además de ser considerado por su entorno íntimo como un gran cómico con dotes para el teatro, a él lo que más le gustaba era exponerse, en el sentido literal de la palabra. Sin todavía dejar de lado las exigencias familiares, se presentaba a todos los desfiles escolares y frecuentaba las discotecas del ambiente de su ciudad hasta llegar a ser considerado por muchos como un icono gay. A los 25 años fue nombrado Mister Córdoba Gay. También encontraba un placer oculto en mostrarse totalmente desnudo en páginas web para adultos de videoconferencias en vivo como Cam4. Pero el punto decisivo en su faceta exhibicionista aconteció cuando, en 2011, entró en la casa de Gran Hermano de Argentina.

Con tirabuzones rubios perfectos y una apariencia angelical muy distinta a la que tiene hoy en día, fue un concursante problemático, sin pelos en la lengua, de los más polémicos que han pasado por el concurso. Esas ‘cualidades’ hicieron que pronto tuviese tantos admiradores como detractores. Pero en todo caso, Emiliano Boscatto no pasó desapercibido. Quedó finalista, en segunda posición. Al salir de la casa no dejaron de lloverle ofertas como presentador de programas, actor de teatro y participante en debates televisivos. En un año se convirtió en una personalidad muy reconocida en todo su país.

No obstante, él todavía no había cumplido su verdadero sueño, desconocido por muchos. La transformación visceral que en poco tiempo sufrió su cuerpo no era más que la antesala de la transformación que estaba a punto de ocurrir en su vida. En el 2014, Emi hizo las maletas y se mudó a Barcelona junto a su pareja de entonces. Asegura que hacer porno en Argentina es caer bajo, puesto que allí la industria no está tan bien organizada como en España. Ya tenía apalabrada su primera escena con Tim, de la productora de cine porno TimTales. A su novio, también argentino, le parecía bien, y a su familia... pues bueno, digamos que más o menos. “Mi familia es muy abierta de mente”, nos cuenta. “El sexo nunca fue un tabú en mi casa. A pesar de que, obviamente, no me animaron a dar el paso, tampoco me pusieron pegas. De todas maneras, ellos no van a ver los vídeos que yo haga”.

Para continuar leyendo la historia y ver sus fotos más sexys, pasa página

Página 1 de 6

Lo que comentan nuestros seguidores