EL bailarín Igor Yebra habla de homofobia en el ballet

La homofobia es una lacra que, lamentablemente, todavía está presente en muchos ámbitos y sectoers de nuestra vida. El exitoso bailarín vasco Igor Yebra habla del acoso que sufren los niños que estudian danza.

El bailarín Igor Yebra ha concedido una entrevista a la revista digital CTXT (Contexto y Acción) para hablar de, entre otros asuntos, el motivo por el que decidió abandonar el Ballet de la Ópera de Burdeos, de su nuevo proyecto dando vida a Zorba, el griego con el Ballet de Sofía y de su escuela de danza en Bilbao. Además, cuando la periodista Isabel Camacho le preguntaba si seguían existiendo prejuicios en la danza, Igor ha hablado de homofobia. 

“Algunos niños, al llegar a cierta edad, dejan el ballet por los comentarios. Es muy duro pero es real. Mi padre y mi madre querían ser bailarines y en su época les llamaban puta y lo otro”, explica con crudeza Ygor; continúa diciendo “Yo tengo niños en mi escuela y las cosas han cambiado con respecto a lo que me hacían y decían, que era de todo. Lo que hoy se llamaría acoso escolar o bullying. Pero como yo tenía claro lo que quería ser pasaba de ese tipo de cosas. El tiempo, afortunadamente, me ha dado la razón. En la escuela, cuando los chicos llegan a los 12 o 13 años, empiezan a abandonarla y, al indagar, veo que es por el entorno. Muchos jóvenes dejan el ballet por los comentarios homófobos”.

El bilbaíno relata lo complicado que es enfrentarse cuando se es tan joven a un entorno que te mira como un bicho raro por estudiar danza. “Creo que debemos evolucionar. Aplaudimos de boquilla el matrimonio homosexual. Pero hay muchas cosas que son solo de boquilla. En lo intrínseco de la sociedad, seguimos teniendo mentalidades y prejuicios que vienen de hace mucho tiempo y que son imposibles de cambiar en cien años. Eso va a llevar su tiempo pero hay que conseguirlo”.

“Lo que está claro es que la culpa de lo que unos niños dicen a otros no es suya sino de los adultos, de lo que les estamos inculcando. Cuando yo decía a mi madre que yo era muy machote, algunos habrán entendido la ironía, pero la gran mayoría, no”, sentenciaba con ironía el bailarín.

Más noticias de cultura, PINCHA AQUÍ