‘El hilo invisible’, una obra maestra con un tándem de éxito

Antes de su retirada, Daniel Day-Lewis da vida al genio de la moda británica Reynolds Woodcock en ‘El hilo invisible’, la última obra maestra de Paul Thomas Anderson.

Acumular recuerdos nostálgicos por momentos puede volverse incontrolable. Así que no es de extrañar que la buena química entre el director Paul Thomas Anderson y Daniel Day-Lewis –que ya reportó al segundo uno de sus tres Oscar a mejor actor hace diez años por Pozos de ambición– haya disparado la expectación. Y es que El hilo invisible devuelve a Day-Lewis al Londres de los años 50, una época que le recuerda a su infancia y que le ha llenado de tal tristeza que tras su grabación anunciaba su retirada del mundo de la industria.

En su despedida, interpreta al modisto Reynolds Woodcock, icono en el mundo de la moda británico y encargado junto a su hermana de vestir a la realeza, estrellas de cine, descendientes de imperios económicos, miembros de la high class... Por su vida desfilan todo tipo de mujeres hasta que se cruza una musa que todo lo descontrola, señal de que los imprevistos pueden hacer variar un hipotético plan de vida... Veremos si al actor británico –que ya fue rescatado del ostracismo por Martin Scorsese en 1999 para unirse a Leonardo DiCaprio en Gangs of New York– le ocurre lo mismo en la vida real.


Más cine, AQUÍ