El Papa bendice y felicita a un matrimonio gay brasileño

Francisco manda una carta a un matrimonio gay en Brasil en la que les felicita tras bautizar a sus tres hijos adoptivos. Se casaron en 2011 cuando se aprobó el matrimonio homosexual en ese país y llevan juntos 27 años.

La noticia la dio a conocer en España Vida Nueva, que es la revista de información religiosa más conocida dentro del ámbito eclesial, un medio de marcada línea aperturista en un sector que no se caracteriza por ello: "Francisco da la bendición a una pareja gay tras bautizar a sus tres hijos", titulaba la publicación. 

Toni Reis, que es un activista LGTB y su marido, David Harrad, enviaron una carta a Francisco tras bautizar a sus tres hijos adoptivos en una parroquia de Curitiba, en Brasil. Se habían casado en 2011 tras 27 años de relación. Ellos aseguran que no esperaban respuesta y su sorpresa fue cuando les llegó una misiva, junto con una foto dedicada por Francisco, en que Paolo Borgia, asesor para asuntos generales del Papa, les decía:  “El Papa les desea felicidades, invocando para su familia la abundancia de las gracias divinas, para que vivan constante y fielmente la condición de cristianos” 

Pero, sin embargo, también han surgido las críticas... y la polémica. Todo esto se ha sabido porque la pareja publicó en su Facebook la carta enviada por el Vaticano, pero no la que ellos enviaron al Pontífice, por lo que muchos aseguran que se trata de una misiva firmada por una sola persona, que no se identificaban como matrimonio gay, y que desde Roma se contestó con una 'carta tipo' que se manda a todo el mundo.

Sea como sea, lo que parece cierto es que Francisco, que hace unos años pronunció la célebre frase "¿Quién soy yo para juzgar a un gay?", está intentando que las cosas cambien en una institución como la Iglesia católica, donde que la homofobia ha campado sin medida y donde la homosexualidad ha estado estigmatizada mientras se tapaban delitos tan graves como la pederastia.

El propio Francisco ha nombrado como asesor a un jesuíta, James Martin, que es abiertamente LGTBI friendly y que no duda en lanzar declaraciones tan contundentes como esta: “Simplemente no hay ningún grupo tan marginado en la Iglesia católica como las personas LGTB. A veces, se les ha tratado como leprosos. Ser LGTB no es ningún pecado, de acuerdo con la doctrina católica. Eso es un malentendido común”.

Si quieres conocer más declaraciones del asesor LGTBI friendly del Papa, sigue leyendo

Página 1 de 2