El primer spot que reivindica el derecho del hombre a maquillarse