El secreto de la felicidad de Bibiana Fernández

Bibiana Fernández destila buen rollo en cuanto abre la boca o aparece en algún sitio. Divertida, culta, cosmopolita es, sobre todo, una mujer buena. Te desvelamos el secreto de su felicidad.

POR: Nacho Fresno | @FRESNOticia

La vie en Bibiana. Es la mejor manera de vivir: estar en ‘modo Bibiana’, o lo que es lo mismo, ver la vida con el enfoque que Bibiana Fernández –esta maravillosa mujer que no necesita apellido para ser identificada– da a todo. Y, sin duda, es también la mejor forma de enfrentarse al fin de verano, que no es otra cosa que una especie de comienzo de curso, aunque a algunos nos pille ya muy lejos eso de “la vuelta al cole”.

El fin del verano es siempre una etapa llena de buenas intenciones. El antes mencionado comienzo de curso. Quizás de un curso no lectivo, pero sí vital. Es el momento cíclico de tener desde los más frívolos planteamientos, como ir al gimnasio, hasta los más serios y hacerse adepto a la ‘filosofía Las Grecas’ con el siempre socorrido “prefiero no pensar, prefiero no sufrir”. Este es, realmente, el mejor de los propósitos que, al final, no es otro que la actualización que ha hecho Fangoria con su “no quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas”. Realmente, entre pitos y flautas, es cierto que llevamos toda la vida cantando que ya no podemos más, y que siempre se repite la misma historia. ¡Ups! ¡Me has pillado ahora con Camilo!

Es también cierto que estamos ante un buen mes para plantearnos una nueva forma de afrontar la vida, algo que no siempre es fácil, pues si lo que tenemos son garbanzos, solo podemos hacer un cocido y no tarta de chocolate, que es lo que igual apetece. Aquí es donde conviene poner el cuerpo en ‘modo Bibiana’, que no es otra cosa que vivir con su filosofía. Bibiana es una mujer espléndida, divertida, cariñosa, generosa. Pero, sobre todo, cero rencorosa. Y ese es el pequeño detalle que la hace diferente a los demás. Ella, que sí puede decir eso de que “cuando tú vas, yo vengo de allí” (ups, ¡ahora, Chenoa!); sabe hacerlo como si fuera la primera vez, siempre con una sonrisa.

Si quieres conocer el secreto de la felicidad de Bibiana, pasa página

Página 1 de 2
Inicia sesión o regístrate pinchando aquí para escribir comentarios

También te puede interesar