Instagram y atentados de Barcelona: ¿postureo o solidaridad?

La polémica ha vuelto a saltar en Instagram cuando muchos 'influencers' han 'posteado' sus testimonios de solidaridad tras la tragedia. ¿Postureo? ¿Pésame a golpe de hashtag? Para muchos, estas muestras de solidaridad han estado fuera de lugar.

En una era marcada por la rapidez de las nuevas tecnologías y las redes sociales, la información llega en tiempo real y eso crea, de alguna manera, ‘mono’ de esa inmediatez a la sociedad, que demanda estar informada de todo lo que ocurre al segundo. El problema surge cuando ya se ha contado todo, no hay nada nuevo que transmitir, pero se tiene la necesidad de seguir llenando horas de programación en cualquier soporte digital. Esto ha vuelto a ocurrir con los terribles atentados de Barcelona y, sobre todo, que es lo que ha pasado con toda una legión de instagramers que han querido mostrar su solidaridad con el dolor vivido en la Ciudad Condal.

Tras los terribles sucesos, las redes se llenaron de mensajes. Todo el mundo, personas anónimas o famosas, mostraron su pena y dolor, con fotos de todo tipo, pero especialmente con las que identificaban a Barcelona con un lazo negro o alguna señal de luto. Banderas y crespones llenaron Instagram, pero también se inundó de fotos de personas, algunas influencers, que quisieron dejar mensajes de pésame usando sus códigos habituales de comunicación, es decir,  su particular ‘lenguaje’ ­–propio de esta red social– con los hashtags que usan habitualmente. Y… ¡saltó la liebre!, es decir, la polémica.

Polémica: esta es otra de las características de estos tiempos de redes sociales. Siempre hay polémica. Cuando todo el mundo puede opinar, el insulto queda protegido por el anonimato, las ansias de inmediatez impiden muchas veces el sentido común de pensar un segundo (¡un simple segundo!) las cosas… siempre surge la trifulca. Y cuando esta es en redes, se amplifica por mil millones...

A eso hay que añadir que estamos en una época en la que lo obvio resulta casi obsceno. ¡Claro que un atentado como el de Barcelona provoca rechazo, pena, rabia o indignación! Pero, ¿es necesario contarlo? Un medio de comunicación tiene la obligación de hacerlo (cuál es el límite que define hasta dónde hay que informar o no, es decir, qué hay que mostrar o no, es otro tema diferente, que también está de plena actualidad), pero las personas anónimas, que no son ‘comunicadoras’ de profesión, ¿por qué tienen necesidad de mostrar urbi et orbi ese obvio rechazo? ¿Es positivo ese bombardeo de pitidos en el móvil, en todos los chats de amigos, informando de lo que uno ya está viendo en tiempo real por sus propios medios? ¿Todos nuestros amigos se han convertido en pocos años en corresponsales de guerra que informan cual Oriana Fallaci desde primera línea (en este caso, el salón de su casa)? ¿Por qué todo el mundo juega a ser periodista últimamente?

Sí, los medios actuales permiten que todos juguemos a serlo. En esta ocasión, y a petición de las fuerzas y cuerpos de seguridad, se evitió en cierta manera que las imágenes morbosas circularan de chat en chat. Por otro lado, estas nuevas posibilidades de comunicar provocan situaciones como las que se han vivido estos días en Instagram –y que han despertado tanto rechazo– de muchos famosos dando su particular 'pesame a golpe de hashtag' a las familias afectadas. Y uno se pregunta: ¿Postureo o solidaridad?

Todo esto dicho sin acritud, porque soy de los que piensan, convencido de verdad, que todos lo han hecho sin mala intención, solo para mostrar su dolor, rabia e indignación. De eso no me cabe la menor duda. Pero, ¿es necesario mostrar lo obvio sin caer en el postureo?

Mas opinión, AQUÍ