Jodie Foster: “El cine vive su peor momento”

Centrada en su carrera de cineasta, Jodie Foster denuncia la falta de diversidad LGTB en Hollywood mientras presenta su cuarta película como directora, ‘Money Monster’, justo cuando acaba de recibir su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Hablamos con ella en su última visita a Madrid.

POR: Pablo Giraldo

La voz de alarma la dio Ellen Page el pasado mes de enero. Desde que salió del armario, le ofrecen menos papeles y casi todos son personajes homosexuales, algo que parece reducir su talento a una mera cuestión sexual. “Tengo cuatro proyectos pendientes, todos personajes gays. La gente no me deja de preguntar: ¿no te da miedo que te encasillen? Cuando interpreté siete personajes heteros nadie me decía ‘a ver cuando haces algo gay’. Ahora que soy abiertamente gay, ¿no puedo interpretar personajes heterosexuales?”, se quejaba la actriz de Freeheld en las páginas de Elle. 


“Ahora mismo, lo arriesgado e interesante es la televisión de pago, donde encuentras voces diversas y emocionantes y nuevas narrativas”


A Jodie Foster pudo ocurrirle algo parecido cuando salió del armario como lesbiana con un emotivo –y algo tenso– discurso en los Globos de Oro de 2013. Pero lo cierto es que la actriz siempre ha sido una celebridad fuera de la norma en Hollywood y, sin renunciar a la naturalidad, ha preservado con uñas y dientes su vida íntima. Por lo que hay que valorar aquel encomiable gesto por la visibilidad lésbica como lo que es: su manera de hacer activismo LGTB.

Y está bien que así sea. Porque tres años después, las palabras que pronunció parecen más premonitorias que nunca: “Se espera que las celebridades cuenten los detalles de su vida privada en una rueda de prensa, lanzando un perfume o en un reality show en prime time, ironizaba. “Si has sido una figura pública desde que eras un bebé, puede que tú también valores la privacidad por encima de todo. Privacidad, en un futuro la gente mirará atrás y recordará lo hermosa que era”, decía entonces al recibir el premio Cecil B. DeMille.

“Soy y siempre he sido una persona reservada, así es como nací y me crié, está en mi sangre. He tenido que forjarme una vida real y honesta al margen de un mundo irreal”, nos explica Jodie Foster en su reciente visita a Madrid, cuando le preguntamos por el significado y la repercusión de su fama.

Ahora está más centrada que nunca en su carrera de directora, pero ¿por qué parece que las actrices abiertamente lesbianas lo tienen más difícil que sus compañeros hombres gays si comparamos sus trayectorias con las de, por ejemplo, Neil Patrick Harris o Ian McKellen? “Llevo cincuenta años trabajando en el cine y siempre ha sido duro encontrar papeles buenos, complejos y completos. Para todos, incluso para los animales. La industria del cine vive su peor momento, porque los grandes estudios tienen pánico al riesgo. Lo que se estila es ir a lo seguro, a las franquicias y a los superhéroes. Y ese no es un terreno donde tradicionalmente hayan florecido conceptos como la diversidad. Ahora mismo, lo arriesgado e interesante es la televisión de pago, donde encuentras voces diversas y emocionantes y nuevas narrativas”, explica. Ella misma ha dirigido capítulos de Orange Is The New Black o House Of Cards. 

Jodie Foster habla de su faceta como directora, pasa página

Página 1 de 2