Jorge Lucas y Miguel Poveda, tándem perfecto

El cantaor Miguel Poveda presentó el libro de Jorge Lucas ‘Son muchas cosas. Diario de un enfermo feliz’. Una vez superado el cáncer, el conocido actor plasma, a modo de diario, su forma vital y optimista de enfrentarse a esta enfermedad.

Es como un hermano para él. Así lo ha dicho directamente: “Más que un amigo..., un hermano”. Jorge Lucas acaba de presentar su libro Son muchas cosas. Diario de un enfermo feliz junto a Miguel Poveda, que le ha escrito además el prólogo: “Con él me gustaría curar el alma, en Son muchas cosas están mis vísceras”, nos dice el autor.

Escrito a modo de diario, Jorge Lucas asegura que esta aventura literaria es “para todos los públicos”. Hace meses decidió hacer visible su enfermedad de manera espontánea, asegura que no fue premeditado. A los doce días de que le diagnosticaran el cáncer, se lo contó a sus padres, y acto seguido subió una foto a Instagram haciéndolo público. “Me salió así, y no me arrepiento. Se desató una marea de mensajes de cariño y apoyo que ahora puedo decir que me ayudaron a superarlo”. Casi se desmaya cuando le diagnosticaron la enfermedad, pero una vez superado ese primer momento de shock, solo quiso ver lo positivo de su situación. “Ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida”, afirma con una sonrisa. “Supuso parar, respirar, ver cómo cambiaban mis valores de la noche a la mañana y la vida se colocaba en su sitio... Ahora no me enfado por nada”.


Jorge Lucas tras superar el cáncer: "Ya no me enfado por nada"


Miguel Poveda firma también el prólogo de este libro del conocido actor Jorge Lucas. Pero no, Son muchas cosas. Diario de un enfermo feliz no es otra aventura literaria de un famoso de la tele que quiere hacer sus pinitos en el mundo de las letras, y firmar ejemplares a sus fans en las distintas ferias del libro. Lo primero que resalta de Jorge el cantaor flamenco es su risa contagiosa, su buen rollo.

Es su mejor carta de presentación. “Siempre lo vi jovial, alegre, cercano, natural y, sobre todo, sensible. Incluso aquella fría tarde de enero en la que Jorge vino a verme al teatro Phillips de la Gran Vía de Madrid. Su sonrisa iluminaba la puerta del camerino en la que coincidimos, allí entre abrazos de reencuentro me confesaba como amigo la noticia que el día anterior había recibido. (...) Me impactó el tono con el que me contaba cómo el día anterior le habían detectado un cáncer de estómago”. Ese, y no otro, es el motivo por el que Jorge Lucas ha escrito este libro. Si algo tiene este carismático actor son ganas de contagiar su alegría.

Como bien dice Poveda en su prólogo, la risa precede a Jorge cuando uno se lo encuentra en cualquier teatro o, incluso, en la misma calle, pues su carcajada tiene más fuerza que los atascos que atrunan el centro de Madrid. Narrado en primera persona, el autor quiere plasmar lo importante que es tener buen ánimo y ganas de salir adelante en un tema tan terriblemente tremendo como es el cáncer. Y lejos de hacer un show de su enfermedad, lo que Jorge ha hecho a nivel mediático de todo ello es intentar sacar algo bueno de lo malo, transformar toda la negatividad que encierran esas seis espantosas letras en algo positivo. “Yo soy cómico. El humor siempre está, al pie de la letra, en mi vida (...). La idea que pasaba por encima de todo era soltársela al público, compartirlo (...). Planté cara a lo que me ocurría; sin planearlo”.


Jorge Lucas presenta su fundación contra el cáncer


Su vida, obviamente, cambió el día que le diagnosticaron cáncer. Pero este testimonio escrito a modo de diario es un ejemplo cercano que puede ayudar a mucha gente a sobrellevar este trance. Está claro que esta enfermedad no se cura con una sonrisa, sino con los avances médicos que, esperemos, acaben pronto con ella. Pero lo que sí que es innegable es que el buen humor ayuda. Y mucho. Jorge ha creado la Fundación Besos en el Alma para ayudar a los niños que lo necesitan. “Gracias por regalarnos sonrisas curativas”, escribe Poveda. Nada más que añadir.

Más noticias de celebrities, AQUÍ