Juguetes sexuales para reavivar la llama

Los juegos eróticos y el auge de los juguetes sexuales son la última moda en parejas que pretenden salir de la monotonía y recuperar la pasión perdida.

POR: Redacción

Las relaciones son complicadas. Al principio todo es perfecto pero, a medida que pasan los años, no todas las parejas siguen siendo igual de apasionadas. El deseo se va difuminando y la rutina se hace con todo, también en el dormitorio. Estos momentos pueden ser críticos y, si no se pone una solución al problema, puede terminar incluso en una ruptura. Por eso, en muchos casos se decide recurrir a los juguetes eróticos para mantener viva la pasión.

La venta de estos productos ha aumentado en los últimos años gracias a un cambio en la visión general. Han pasado de ser considerados objetos siniestros que solo utilizaba gente pervertida e inmoral a una realidad más sencilla: ser simplemente artículos para aumentar o provocar el placer. Las tiendas también han cambiado, han perdido su aspecto decadente y ahora son lugares luminosos y sofisticados que podrían ser de cualquier otro tipo de productos sin llamar la atención. También, gracias al comercio electrónico, los sex shops han encontrado su lugar, ya que es posible adquirir los artículos que se deseen de forma online, y los más vergonzosos no se ven obligados a salir de casa para hacer sus compras.

Entre los juguetes sexuales favoritos de las parejas se encuentran los anillos vibradores, que proporcionan placer a ambos a la vez que retardan la eyaculación y prolongan el clímax. Se han puesto muy de moda los arneses que permiten la penetración doble, o los huevos vibradores que funcionan a control remoto pudiendo activarse a larga distancia. También se suelen comprar mucho los geles de placer y de masaje para disfrutar en pareja, además de otras cosas más tradicionales como los preservativos de sabores o la ropa interior comestible.

Aunque todavía en ciertos entornos no terminan de estar bien vistos estos juguetes, cada vez es más común hablar de ellos, y su compra va en aumento año tras año, siendo la mayor parte de sus consumidores adultos de entre 25 y 45 años.

Más tendencias, AQUÍ