La capital de Turquía prohíbe la vida LGTBI hasta “nuevo aviso”

La Oficina del Gobernador de Ankara ha lanzado un inadmisible bando por el que prohíbe cualquier manifestación LGTBI por “incitar explícitamente [a otra parte de la sociedad] a los rencores y enemistad”. Lamentable.

“A partir del 18 de noviembre de 2017, teniendo en cuenta las sensibilidades del público, cualquier evento LGTB, como cine, actuaciones de teatro, paneles, entrevistas y exposiciones están prohibidos hasta nuevo aviso en nuestra provincia, con el fin de proporcionar paz y seguridad”. Así, tal cual, tan fuerte como suena y sin tapujos. La Oficina del Gobernador de Ankara ha lanzado este bando que prohíbe expresamente la vida LGTB en la capital de Turquía.

Desde el pasado fin de semana, cualquier manifestación gay, de cualquier índole, está prohibida por la ley: “Una parte de la sociedad con diferentes cualidades en términos de clase social, raza, religión, secta o región podría, por lo tanto, incitar explícitamente a otra parte a los rencores y enemistad, planteando un peligro abierto e inminente en términos de seguridad pública”, continúa el polémico bando que ha provocado la ira de Nils Muiznieks, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, organización a la que pertenece Turquía desde 1949. Asegura que se trata de una “decisión deplorable” y de una “falta de respeto a las obligaciones internacionales de Turquía”, incluida la Convención Europea de Derechos Humanos. “Me preocupa que esta última prohibición sea una manifestación más de las continuas reincidencias de Turquía en el campo de los derechos humanos y de la creciente intolerancia hacia las personas LGTBI por parte de las autoridades turcas”, critica contundentemente.

El origen del todo fue un Festival de Cine de temática gay, sigue leyendo

Página 1 de 2