La celebración del vestuario del Alavés es puro morbo