La lección que OT2017 nos ha dado sobre la normalización transgénero