La prensa del corazón por fin se vuelve prensa ‘rosa’

Tradicionalmente, las revistas del corazón en España no sacaban en sus páginas a parejas gays. Hoy las cosas ha cambiado y hasta ¡Hola!, la más tradicional, saca al ex embajador de EE UU con su marido: ¿La prensa rosa se vuelve por fin rosa?


Los reyes Felipe y Letizia con James Costos (entonces embajador de Estados Unidos en España) y su marido en una recepción en Los Ángeles. La foto salió en todas las revistas del corazón.

Ya es seguro. La prensa rosa es más rosa que nunca y acepta de lleno a los matrimonios gays. Hay una máxima no escrita en el sector: “Cuando lo publica ¡Hola! es que ya es oficial”. Y hace una semanas, la que está considerada como la biblia del cuore apostó por una pareja homosexual para sus primeras páginas, las que concentran más glamour por centímetro cuadrado de papel.

Con la llegada de Trump a la Casa Blanca, ¡Hola! se tiró a la piscina y abrió la revista con James Costos y Michael S. Smith –el ex embajador de Estados Unidos en España y su marido– enseñando su casoplón en el desierto. Y el reportaje lo firmó Mamen Sánchez, una de las dueñas de la cabecera, en la directiva de la misma tras la muerte de su padre, el mítico Eduardo Sánchez Junco, impulsor de su expansión internacional. Si una directiva de la revista firma el reportaje de una pareja gay, eso es la ‘prueba del algodón’ de que la prensa rosa ya es ‘oficialmente’ rosa.

Esto, que podría parecer una tontería bañada por un toque de frivolidad, no lo es tanto. No hay que remontarse muchos años: en 2011 se casaba Luis Rollán con su marido. Obviamente, esa noticia nunca hubiera tenido una sola foto en ¡Hola! si no hubiera sido porque a ella fue Isabel Pantoja en uno de los momentos más críticos de su vida. La cabecera hizo un verdadero encaje de bolillos para explicar –en su edición de papel, pues online siempre fueron más avanzad@s– el evento al que había asistido la tonadillera... ¿Boda gay? siempre dentro del texto, y escondido. Lo mismo ocurría cada vez que Elton John asistía a un evento con su marido, o se escribía sobre los hijos de Ricky Martin, que parecía que habían llegado por generación espontánea. No así los de Tita Thyssen que, por el simple hecho de ser mujer heterosexual, sí que habían sido concebidos por gestación subrogada en Estados Unidos. 

Tradicionalmente, de las cuatro cabeceras clásicas, Diez Minutos siempre ha sido la más transgresora, atrevida y canalla. Luego todas siguieron su estela, pero algunas como Semana y ¡Hola! siempre unos muy pacatos pasos más atrás. Lecturas revolucionó el mercado al publicar en portada la boda de Noemí y Raquel en 2003, dos años antes de la legalización del matrimonio gay. Luego, con el tiempo, se convirtió en la revista más gayfriendly: sigue siéndolo, y en sus páginas se habla del ‘mariconeo’ con la misma naturalidad que de los cuernos en parejas heterosexuales.

¡Hola! y Semana continuaron en su línea de guardianes vetustos de la moralidad heterosexual. Sobre todo la segunda, con una especial aversión (rechazo o repugnancia, para quien no alcance a entender la plenitud del término) al tema. La boda de Kike Sarasola fue un ejemplo de ese estilo en que no se puede informar del where (‘dónde’, una de las seis famosas ‘W’ que exige el buen hacer periodístico) están tantas celebrities juntas. Pero todo está cambiando: estos días, esta revista saca a Jesús Vázquez en la nieve y ya se nombra a su marido en la entrevista... 

Aunque lo importante es que una de las dueñas de ¡Hola! firma, orgullosa, a los Costos en su casa. ¿Será por el WorldPride? Quién sabe, pero, en cualquier caso: ¡Viva la vida!, la vie en rose.

Más noticias LGTB, AQUÍ