Lady Gaga celebra el décimo aniversario de ’Just Dance’, su primer single

La cantante celebra los diez años de su primer single, un hit instantáneo con el que encendió la mecha de toda una revolución llena de luces, pero también de sombras.

De actuar en la final de Miss Universo en Vietnam (esta fue su primera aparición mediática) a protagonizar el descanso de la Super Bowl. A grandes rasgos, este podría ser buen resumen de la mecha que encendió Lady Gaga con Just Dance, su primer single, que celebra este año su primera década de vida sin presentar síntomas de agotamiento ninguno. A principios del 2008, concretamente el 9 de abril, una desconocida Lady Gaga lanzaba de forma más bien discreta su primer single. Una canción sin más pretensión que la de hacer bailar a la gente, haciendo gala a su nombre. Fiestas, descontrol, un disco-stick que brillaba, gafas con mini-pantallas, un rayo en la cara de corte Bowie y monos de látex. Así era la primera versión que conocimos de la camaleónica Germanotta, y con la que consiguió marcar un antes y un después en la historia del pop a base de trallazos y una imagen que puso patas arriba todo lo establecido en años anteriores por artistas ya consagrados. 

Con producción de su inseparable (por aquel entonces) RedOne y a dúo con Akon y Colby O’Donis, la carta de presentación de Gaga era un dardo directo al centro de la diana, un hit instantáneo concebido para liderar listas mundiales y causar la euforia en la pista de baile. Y lo hizo, sí, pero a paso muy lento. Just Dance no entraría en las listas mundiales de éxitos hasta finales del verano del 2008, y no sería confirmado como hit mundial hasta la llegada de los primeros meses del año 2009, cuando Lady Gaga ya estaba posicionada en el mapa y el efecto de su música empezaba a marcar tendencia. 


Lady Gaga concede su primera entrevista para Shangay

Lady Gaga arrasa en Barcelona con su Joanne World Tour

Lady Gaga anuncia que sufre fibromialgia y habla de nuevo sobre Madonna


Todo lo que vino después es historia. Una canción que fue escrita minutos antes de que Germanotta, harta de su precaria vida en Nueva York, decidiera romper con su novio y emprender su camino hacia el éxito. La fiebre ya había comenzado, los fans (sus ruidosos Little Monsters) crecían en número semana tras semana, las ventas se disparaban y su repercusión mediática ascendía a ritmo vertiginoso. Lady Gaga ya era toda una realidad. Muchos la catalogaron con la etiqueta de ‘one hit wonder’, y estaban seguros de que la cantante solo iba a tener ese minuto de gloria en el mundo de la música, pero Just Dance fue la antesala a hits incontestables hoy en día como Poker Face, Paparazzi, Bad Romance o Born This Way.

Poco o nada queda de aquella Gaga que llegaba a Madrid para presentar su debut The Fame de forma gratuita en el madrileño club Ocho y Medio de Madrid y tenía que ofrecer dos shows por la increible afluencia de público que hubo esa noche. Su primer single dio inicio a una carrera de muchas luces, pero también de muchas sombras, algunas de ellas provocadas por los pasos en falso que ha dado o por la fibromialgia que ha deslucido el revival mediático que vivió con Joanne, su último trabajo. No sabemos cuál será el próximo capítulo de su carrera artística, pero sea acertado o no siempre podremos echar la vista atrás y recordar que siempre nos quedará bailar.

 

Más música, AQUÍ