Las terribles clínicas que ‘curan’ la homosexualidad en Ecuador

Bajo la apariencia de instituciones de tratamiento para alcohólicos y drogadictos, en Ecuador se esconden estas clínicas de rehabilitación. Con ‘Hasta que cambies’, la fotógrafa Paola Paredes denuncia este atentado contra el colectivo LGTB.

POR: Pablo Carrasco de Juanas


La fotógrafa lesbiana Paola Paredes ha convertido su trabajo en una potente herramienta de activismo LGTB. Sin con Unveiled esta ecuatoriana de 31 años documentaba en imágenes su proceso de salida del armario en primera persona, con Hasta que cambies describe el día a día en clínicas de rehabilitación para gays, lesbianas y transexuales. 

En Ecuador estos centros someten a sus pacientes a torturas físicas y psicológicas correctivas, incluso en contra de su voluntad: les obligan a limpiar los retretes con cepillo de dientes, sesiones de música ultracatólica, no les dejan dormir... El inhumano tratamiento que sufren las víctimas cuesta 800 euros e incluye todo tipo de vejaciones e incluso agresiones sexuales. 

Sus fotografías están basadas en el testimonio de varias personas que estuvieron recluidas en algunos de los más de 200 centros que existen en el país.


Más fotos de Hasta que cambies de Paola Paredes, pasa página

Página 1 de 5