“Mano trucha”: la desagradable broma homófoba de la COPE

El presentador deportivo Juanma Castaño entrevistó a Jaime Nava, capitán de la selección española de rugby, y al pilier Jesús Moreno. Durante la entrevista, hubo algunos comentarios que no sentaron demasiado bien a los oyentes...

POR: Miguel Sánchez

Juanma Castaño

Hace unos días, el 8 de marzo, el capitán de la selección española de rubgy, Jaime Nava, intervino en el programa de la COPE El Partidazo, para hablar sobre el duelo España-Alemania que se jugaría en ‘El Central’ de la Ciudad Universitaria de Madrid y al que acudiría el mismísimo rey.  Durante la entrevista y, mientras hablaban de la presencia del monarca en el partido, Juanma Castaño, le preguntó al jugador cómo lo saludaría él.

“Y has pensado, por ejemplo, cuando tú como capitán, que le tienes que dar la mano, ¿cómo se la das? ¿Tú eres de los que aprietas mucho o dejas la mano trucha que queda así blanda? Porque como tú eres de rugby, si le aprietas mucho la mano..., igual le haces daño”.

A lo que el capitán respondió:

“Hombre, pues yo la daré el apretón de manos que se merece, que se dan los hombres. Los hombres siempre nos tenemos que dar la mano fuerte. Si no no tiene significado”.

El presentador, no contento con hacer la bromita una vez, repitió: “Mano trucha no mola nada”.


Jaime Navas

Minutos más tarde, a la entrevista se unió otro de los jugadores, Jesús Moreno, el que ocupa uno de los puestos de pilier (pilar) en el terreno de juego. Los que se colocan en los extremos derecho e izquierdo de la primera línea, vamos. Moreno, al que llaman “el jugador más fuerte del equipo”, también quiso opinar sobre el tema del apretón de manos, que parece ser un tema apasionante y de un altísimo interés informativo.

“Jesús yo creo que es de los que aprietan bien la mano”, comentó uno de los colaboradores del programa. A lo que el pilier contestó entre risas:

“Yo al último que le apreté la mano fue a Echenique y mira cómo lo dejé...”.


Jesús Moreno

Juanma Castaño, el encargado de dirigir el programa, viendo que la conversación estaba descontrolándose y conocedor de que había metido la pata (y mucho), intentó seguir con la entrevista como pudo. “Me vais a meter en un problema [...] No sé qué hacer ahora”.  

Muchos desafortunados comentarios que, en apenas diez minutos de entrevista, han ofendido a muchos. Y no es para menos.


Más noticias LGTB, AQUÍ