Maribel Verdú: “El mundo influencer me supera”

Es una de las actrices más importantes del cine español, y posa para la portada del nuevo ‘Shangay Style’ dedicado a la decoración. Con una sólida carrera, es de las pocas personas que se han podido permitir el lujo de decir no a Hollywood. 


Total look Max Mara
Fragancia La Vie est belle L’éclat EDT 50 ml, de Lancôme, 81’50€

Y sí, extrapola el mundo deco a todo, porque su carrera, como su casa y su vida, está muy bien decorada. No en vano, es de las pocas personas que pueden poner en su currículum el haber dicho que no a Hollywood: “Bueno, es porque no me han ofrecido cosas que me hayan llamado realmente la atención. Y porque soy, quizás, poco ambiciosa... y un poco cobarde también”. El teatro es su espina dorsal, el esqueleto que mantiene todo lo demás. “¡Ay, sí! Es lo que más me gusta. Me siento tan libre... Tengo tiempo, puedo quedar con gente sin tener que anular con el ‘oye mira, que esto se está retrasando’. Es como el AVE: a las ocho empieza y a las nueve y media o diez, acaba [risas]. Y tienes tu día libre para organizarte. Es una maravilla, lo adoro”. Fue también en las tablas de los escenarios donde se cruzó en su vida su marido: “Pues sí. De hecho yo le conocí cuando me contrató para una obra de teatro en el año 96, Después de la lluvia, en el Albéniz, ¡qué pena ese teatro cerrado! [el Teatro Albéniz, en plena Puerta del Sol, lleva años abandonado sin que nadie haga nada por remediarlo] He hecho tantas funciones ahí”. Hoy día es muy normal esta triple fusión entre cine, teatro y televisión, pero hace años, hacer tele estaba mal visto en ciertos sectores de la profesión. Maribel Verdú nunca ha tenido esos prejuicios: “Eso ha pasado en el mundo entero. Ahora dicen que las grandes películas independientes son las series de televisión. Y la verdad es que toda esa eclosión que está habiendo de series, que si de Movistar, que si de Netflix, me parece fascinante...”.

Como ella misma nos dice, se toma su carrera con la calma que le permite el poder elegir bien los proyectos. Sin embargo, este año tiene tres películas: Sin rodeos, de Santiago Segura (que se estrenó en marzo); Superlópez, de Jesús Ruiz Caldera; y Ola de crímenes, de Gracia Querejeta. Pero, además, tiene también en cartera rodar otras tres. En la comedia de Santiago Segura da vida a Paz, una ejecutiva de publicidad triunfadora que ve cómo su vida se derrumba cuando en la empresa contratan a una millennial [papel al que da vida Cristina Pedroche, que debuta en el cine] que entra pisando fuerte a golpe de likes en Instagram. Sobre esa ‘tiranía del like’, lo tiene muy claro: “Bueno, eso pues cada uno lo que quiera priorizar en la vida ¿no? Yo estoy en Instagram pero de una manera relajada, natural. Es mi vida, mi día a día, lo que subo. Pero preservando siempre una intimidad que creo que es necesaria. Y es que todo eso del mundo influencer no lo entiendo bien, me supera...”. En la cinta interpreta a una mujer que, deprimida ante la situación en la que la pone el niñato de su jefe, decide ir a un gurú para que la ayude. Este le da una pócima que la libera de prejuicios y hace que diga todo aquello que le pasa por la cabeza, sin filtros. “¿Te imaginas poder hacerlo? Eso sería un sueño... [sonríe sin disimular]. Hacer lo que hago en Sin rodeos... Es como la peli de Michael Douglas Un día de furia, pero en vez de con un rifle, con la palabra. ¿Cuántas veces desearíamos decirle a cada persona lo que pensamos? Pero es que no se puede ir así por la vida”, asegura prudente, algo que en cierta manera contradice su forma de ser, pues no estamos ante una mujer que se caracterice por no decir lo que piensa, por estar callada ante las injusticias: “Pero no al nivel de la película, eso sería...” [gran carcajada].


Polo Original Penguin
Pantalón Emporio Armani
Zapatos Pura López 
Reloj Tudor
Sombras Hypnôse palette chocolate, de Lancôme, 110’57€
Sheer Lacquer de SHU UEMURA es una laca que ofrece una fijación impecable y un brillo vibrante. 27’60€

Volvemos al tema de la decoración y la estética para entrar en otro campo que a Maribel le apasiona: la moda y el mundo de la belleza. No en vano, es una de las estrellas españolas que mejor y más fuerte pisan las alfombras rojas de todo el mundo. “Es que me parece que, de alguna manera, vivimos de nuestra imagen. E independientemente de que sea actriz, es que a mí me gusta. Por las mañanas me apetece ducharme y oler bien, cuidarme, ponerme una crema con color, un rímel y salir mona a la calle. Aunque no fuera actriz, me gusta encontrarme bien conmigo, sentirme guapa... Quieras o no, nosotros miramos en general, tú miras, yo también. Y a mí no me gusta el feísmo, sino ver cosas bonitas, gente cuidada. No porque sean guapos, no, eso lo hace una actitud, una manera de ser. Sí, me gusta; la estética me importa mucho. La actitud lo es todo. Y decorar tu manera de ser, tu actitud, hacer la vida fácil a la gente. Luego, pues igual pues tienes momentos de bajón, de estar un día cruzado; eso es inherente al ser humano. Pero creo que es muy importante mantener un equilibrio”.

Su relación con Cristina Pedroche, su compañera en Sin rodeos, sigue leyendo

Página 2 de 3