Masacre en el bar gay Pulse de Orlando

Un individuo entra armado con un fusil de asalto en un bar gay de Orlando, mata a 50 personas y deja más de un centenar de heridos.

POR: Manuel Collantes

Una noche de auténtico terror es lo que han vivido esta madrugada los clientes del bar gay Pulse, en la ciudad estadounidense de Orlando, Florida, cuando un individuo han entrado en el local portando un rifle de asalto y disparando indiscriminadamente a las personas que se hallaban en el local.

Tras los primeros disparos, los responsables del local emitieron un mensaje de alerta a través de su cuenta de Facebook: “Que todo el mundo salga del Pulse y eche a correr”.

Después de los sucesivos disparos, el individuo se atrincheró en el interior del bar y mantuvo a varios rehenes secuestrados durante unas horas. De inmediato las fuerzas de seguridad, tanto locales, estatales como federales se trasladaron al lugar de los hechos, con un alto dispositivo de seguridad y llevando consigo un equipo médico y un negociador.

Tras una negociación infructuosa y en medio de un tiroteo intenso y constante con el asaltante, la policía y las unidades de acción rápida SWAT, junto con un vehículo acorazado, tomaron la decisión de entrar en el local, detonando previamente dos cargas explosivas como maniobra de distracción. En el asalto al local, acabaron con la vida del asaltante y rescataron a 30 personas.

Al entrar en la zona, los agentes de policía se percataron de que el individuo llevaba consigo lo que ha sido definido como un “artefacto sospechoso”, el cual fue explosionado de forma controlada por el equipo de artificieros.

El asaltante ha sido identificado como Omar Mir Sediq Mateen, ciudadano estadounidense de 29 años hijo de afganos, de la localidad de Port St. Lucie (Florida), según han confirmado fuentes policiales a la cadena estadounidense CBS. Estas mismas fuentes han determinado que el susodicho mantenía lazos con radicales islámicos y carecía de antecedentes penales. “Tenemos indicios de que este individuo puede tener inclinación hacia el terrorismo islamista, pero no lo podemos decir de forma concluyente”, ha argumentado Ron Harper, agente del FBI.

La cifra aún está por determinar, pero se estima que el agresor acabó con la vida de unas 50 personas y ha dejado más de un centenar de heridos, parte de los cuales han sido trasladados a diferentes hospitales de la zona según su gravedad, más de 40 al Centro Médico Regional de Orlando.

Los hechos comenzaron a las 2 de la madrugada del domingo –8 de la mañana hora peninsular española– y finalizaron tres horas después. Los testigos y clientes del local narran lo sucedido como una verdadera pesadilla, “Todo el mundo estaba corriendo y gritando”, declaró Anthony Torres al diario Daily Mail.

“El tirador abrió fuego a eso de las 2. Los que estaban en la pista y en el bar se tiraron al piso. Algunos quedamos cerca de la salida de atrás y pudimos salir corriendo. Estoy a salvo en casa, esperando que todos puedan salir bien”, posteó Ricardo Almodóvar, cliente del local, en su cuenta de Facebook. Almodóvar también ha relatado a RNE que el local estaba lleno de gente. “Pensaba que era parte de la música hasta que vi el fuego de su pistola”, ha explicado a los medios de comunicación Rosie Feba, que consiguió también escapar de la matanza.

 El alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, se ha lamentando profundamente por los hechos acontecidos. “Este crimen tendrá un grave efecto en la comunidad”.

Más noticias LGTB, AQUÍ

Lo que comentan nuestros seguidores

Imagen de FLORENCIO CUADRADO DIAZ

Una desgracia tan grande como el dolor de tantas familias destrozadas por
La locura radical que nos desborda en estos tiempos en los que vivimos ..... Mi pésame a todas las familias y a la comunidad gay