Mi Princesito: un cuento sobre la empatía

'Mi Princesito' es un libro de la estadounidense Cheryl Kilodavis que ha llegado a nuestras librerías. Una historia sobre un niño que decide ir a la escuela vestido de princesa y romper con las normas. Una historia de aceptación y empatía.

POR: Kike Gómez

Llega a nuestras librerías el cuento infantil Mi Princesito, la traducción del título original My princess boy de Cheryl Kilodavis (autora) y Suzanne DeSimone (ilustradora). Un cuento que nos habla de lo que pasa cuando un niño pequeño rompe con las normas de género y decide ponerse un vestido para ir a la escuela.

Un libro que nos habla de la tolerancia y la empatía: esa capacidad de las personas para identificarse mental y afectivamente con el estado de ánimo de otras. Es decir, lo que comúnmente se conoce como ‘ponerse en la piel del otro’ o ‘meterse en sus zapatos', esa expresión de ‘yo te entiendo a ti pero tú entiéndeme a mí’ o, en definitiva, ser capaz de llorar con las lágrimas ajenas y alegrarnos de sus dichas. Una característica que nos hace más humanos y mejores personas en nuestras relaciones.

La falta de empatía está relacionada con las personas con trastornos psicopáticos, de hecho los psicópatas son personas incapaces de sentir el dolor ajeno o ponerse en el lugar de otros, lo que les hace capaces de dañar a otros sin sentir el más mínimo remordimiento.

Pero volviendo a la historia del libro, Mi Princesito es un cuento sobre la aceptación basado en una historia real. La autora confiesa que lo escribió como herramienta para que niños, niñas y adultos hablasen sobre la amistad incondicional: “Empecé a temer que se metieran con mi hijo o le acosaran por ir al colegio con un vestido, así que hablé con su profesora. Ella habló a su vez con otras personas sobre mis temores e hicimos un plan para apoyarle a él y a otros niños que también eran diferentes. A la vista de las terribles consecuencias del acoso escolar, introducir debates sobre la aceptación puede llevarnos a hablar de cosas básicas como la empatía”.

“¿Cómo ponernos en el lugar del otro? La empatía supone hacer esfuerzos. Implica prestar atención. Requiere compromiso. Necesitamos practicarla. Y practicarla más. Y volverla a practicar. Somos un ecosistema. Nuestra empatía por otras personas y por el mundo en su conjunto depende de unos y de otros. Al interrelacionarnos, celebramos esa persona extraordinaria que todos llevamos dentro”.

El libro ya está disponible en las librerías españoles, una gran herramienta para educar en igualdad desde pequeños y así crear una sociedad más tolerante.

Otro cuento que podría resultarte interesante es La familia del Ratón Pérez.

Más sobre libros, PINCHA AQUÍ