Múnich, sinónimo de diversidad

La capital de Baviera presenta una oferta de ocio y cultura muy interesante para el turista LGTB. Un destino a tener muy en cuenta en esta época. 

POR: Joaquín Gasca

Al suroeste de Alemania y a pie de los majestuosos Alpes asoma uno de los lugares más ricos en lo que a cultura y ocio se refiere. Múnich, capital de Baviera y cuna de la cerveza de trigo, se presenta como una de las ciudades más atractivas y diversas del centro de Europa desde hace casi dos décadas, cuando se convirtió en miembro oficial de la asociación internacional de destinos para la comunidad gay (IGLTA). Surcada por el río Isar y con un marcado clima continental que deja en primavera y verano instantáneas para el recuerdo, es un destino en auge que cada año aumenta su número de visitantes.

Custodiada durante 800 años por los duques y reyes de Baviera, hasta principios del siglo XX, cuenta con un legado arquitectónico que hace de su casco histórico un imprescindible, con palacios, castillos e iglesias que necesitarán de varios días para visitarse a fondo. Dentro aguardan museos con colecciones clásicas y contemporáneas que ayudarán a comprender sus orígenes. La mítica Königsplatz, también conocida como el Palacio del Rey –construida en 1807 por orden del Rey Maximiliano I–, alberga muchas de estas galerías, lugar perfecto para dejarse envolver por el carácter neoclásico de la ciudad. En la actualidad, Múnich también es punto neurálgico de negocios internacionales, comercio e industria que han beneficiado su prosperidad económica y que la sitúan en las primeras posiciones en lo que a calidad y bienestar vital se refiere.

Además, conviene destacar que su amplia oferta en materia LGTB –con eventos que se extienden a lo largo del año– la sitúa junto a Berlín y Colonia en el podio de ciudades más gayfriendly del país méritos propios. Bastará con patear Glockenbachviertel, barrio gay –más joven y alternativo– y segunda casa de Freddy Mercury en el despertar libre de los 80, para empaparse de su ambiente arcoíris en forma de locales y sedes de asociaciones destinadas a la integración e igualdad de derechos, principalmente a lo largo de Müllerstraße.

Sin olvidar su legendario Oktoberfest –que tiene en el Gay Sunday uno de sus momentos clave–, y el Pink Christmas –encargado de teñir de rosa las calles en Navidad–, es necesario detenerse en el Christopher Street Day (CSD), nombre con el que se conoce la semana del Orgullo Gay muniqués. Homenajea a la primera manifestación por los derechos y la liberación del colectivo durante el verano de 1969 en la calle homónima de Nueva York, justo donde se aloja el Monumento Nacional de Stonewall. La primera edición del CSD data de 1980, y en esta ocasión se celebrará del 8 al 16 de julio, cuando su inconfundible Marienplatz –la plaza más importante de la ciudad– volverá a ser el epicentro de reunión para las más de 200.000 personas que se prevé que acudan este verano. Toda una amalgama de acontecimientos que será mejor disfrutar en vivo y en directo. Y para ello, nada mejor que volar con Lufthansa, que ofrece un bono de 20€ de descuento desde Madrid en este enlace y te da la opción de buscar el mejor precio de forma muy sencilla aquí. ¡A volar!


MÁS INFORMACIÓN EN WWW.GERMANY.TRAVEL


Más viajes, AQUÍ