Nacho Vidal sobre su hija: “Hay niños con vulva y niñas con pene”

El actor porno Nacho Vidal visitó el plató de ‘Espejo Público’ para hablarle a Susana Griso, y a los espectadores del programa de Antena 3, de la lucha por la transexualidad de su hija Violeta, de 9 años de edad.

“Esto no es un drama personal, es una bendición del cielo. Tener una hija transexual es algo hermoso, es algo bonito: la diversidad alimenta el mundo”, fue lo primero que Nacho Vidal quiso explicar ayer, 9 de enero, en Espejo Publico. “No cambio a mi hija por nada”, recalcó el actor porno ante la audiencia de Susana Griso, y en todo momento quiso desdramatizar su situación. “Mi hija es feliz, es una niña maravillosamente querida: en el colegio la quieren, en la calle y en casa es feliz”.

Cuando Susana quiso saber si desde que había contado la historia de su hija de nueve años en público, había reflexionado sobre lo oportuno (o no) de haberlo hecho, Nacho le explicó que “esa niña tan pequeña cuando yo, con cuatro años, le pregunté: ¿vas a ir vestida de niña al colegio? –puede que todavía no estén preparados para eso, posiblemente se metan contigo y papá no va a estar ahí para ayudarte–, ella me dijo: ‘papá, a mi me da igual lo que me digan, yo sé muy bien lo que soy”. Nacho asegura que, además, Violeta le dio permiso para que lo contase en televisión. “Mi hija me dijo que le daba igual lo que le dijesen”.

El actor no cree que esto le vaya a afectar en el colegio, y asegura que Violeta no tiene vergüenza de lo que es ni de quién es. “Va a tener los mismos problemas que un niño gordito o con gafas y se va a tener que enfrentar a ellos como todos nos hemos tenido que enfrentar a los problemas en el colegio”, razonaba.

Aunque algunos han criticado su actitud proactiva, Nacho Vidal sigue reclamando un cambio en la legislación actual, que no está preparada para hacer frente a realidades como las de su familia: no pueden registrar a su hija con su nuevo nombre, el fiscal se niega a inscribirla como Violeta. “El problema de cambiarle el nombre existe, pero yo creo que poco a poco se solucionará”. Pese a todo, el actor está feliz de que su pequeña sea española. “Siento que mi hija está en un país en el que puede ser quien quiera ser. Si esto le ocurriese en Rusia, la apedrearían. Si le pasara en África, la quemarían. Si le pasara en Marruecos, la apalearían por la calle. Doy gracias al país donde he nacido y donde ha nacido mi hija

Sin embargo, Nacho quiso dejar esta idea muy clara, necesaria para el cambio de la sociedad: “Los genitales no definen tu identidad. Lo que queremos conseguir con todo esto es que esos niños y esas niñas se identifiquen con lo que tienen y explicar que hay niños con vulva y niñas con pene. En el momento en el que la sociedad acepte eso, ellos también empezarán a aceptarse”. Y añadió: “Me parece atroz que mi hija tenga que castrarse para ser mujer, porque ella es mujer. A mi me gustaría que mi hija fuese feliz con lo que es y como es”.

 

Otras noticias sobre televisión, AQUÍ