Nancys Rubias: “Tenemos una carrera bastante digna”

Muchos se tomaron a broma el grupo que creó Mario Vaquerizo hace trece años. Él no. Cuando publican nuevo álbum, ‘Marcianos Ye-Yés’, su líder nos habla de cómo se han profesionalizado, de por qué hay fans de Fangoria que no les soportan y de por qué ahora van de hippies.

 

POR: Agustín Gómez Cascales

SHANGAY ⇒ Otro disco más...
MARIO VAQUERIZO
⇒ Ya era hora. Habíamos entrado en un letargo acomodaticio a raíz del éxito de Me encanta. Hemos seguido actuando, porque continúan llamándonos, pero es verdad que en la última gira tuve un punto de inflexión, porque me estaba aburriendo, necesitaba canciones nuevas.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué no parasteis si te aburrías?
MARIO VAQUERIZO
⇒ Porque en los últimos tres años las Nancys hemos conseguido vivir de la música, aunque no éramos conscientes. Y si yo dijera “No quiero actuar”, el resto me diría “¡Coño, vamos a actuar!”. El hobby se ha convertido en un trabajo que nos viene a todos muy bien, ha significado una profesionalización.

SHANGAY ⇒ ¿Qué novedad destacarías en Marcianos Ye-Yés?
MARIO VAQUERIZO
⇒ Que hemos abierto un poco las puertas a nuevos colaboradores y hemos acabado con esa endogamia por la que no permitíamos entrar a nadie ajeno al grupo en nuestro universo. De ahí la presencia como compositor de Guille Milkyway, aunque JC Moreno sigue siendo nuestro productor, y tanto él como Mauro Canut siguen haciendo canciones para las Nancys.

SHANGAY ⇒ ¿Ha cambiado la manera en que la gente os percibe?
MARIO VAQUERIZO
⇒ La prensa seria nos sigue viendo como ‘la broma del marido de Alaska’; me sigo encontrando con eso, pero me da igual. Mientras que yo lo tenga todo claro... Tenemos una carrera bastante digna; te podrá gustar o no lo que hacemos, pero hemos sido dueños en todo momento de ella, y siempre hemos sido sinceros, nunca hemos pretendido engañar a nadie. Se habla todo el rato de lo mismo, de si tocamos o no tocamos en directo, nada más. Nos llaman todo el rato ‘las reinas del playback’. Y playback solo hago en televisión, en los conciertos sí canto de verdad, aunque la música vaya grabada. ¡No somos los únicos! Pero yo no lo critico; solo critico a los que nos critican.


“La prensa seria nos sigue viendo como ‘la broma del marido de Alaska’, y me da igual”


SHANGAY ⇒ ¿Te duele que haya gente que te haga de menos?
MARIO VAQUERIZO
⇒ ¡No! Me dolería que yo empezara a dudar de las Nancys y me aburriera de ellas. Pero seguimos manteniendo el mismo espíritu, apostando por el ‘háztelo tú mismo’. Somos unas marcianas: un grupo que no interesa a la industria pero forma parte del mainstream; no nos considera nadie... pero ahí estamos, actuando en grandes fiestas y programas de televisión. Nuestras canciones tienen melodías pegadizas, pero las letras que nos hace Nacho [Canut], la Nancy literata, son una marcianada.

SHANGAY ⇒ Obviamente, vuestro público nació del de Fangoria...
MARIO VAQUERIZO
⇒ No te creas, porque yo soy la Yoko Ono de Fangoria. Solo nos siguen esos fans que no son sectarios ni fundamentalistas, ni están locas. Cuando grabamos el primer disco, la compañía decía “esto, para el público gay”. Y yo no entendía qué querían decir, las etiquetas nunca me han gustado. ¿Porque me maquille y me ponga tacones hay que centrarse en la gente gay? A partir del reality Alaska & Mario se amplió muchísimo nuestro público, que ya es muy variopinto: ahora llegamos desde a parejitas del extrarradio hasta a niñatas; incluso una vez se nos metieron dos groupies en la furgoneta, ya me veía como los Gemeliers. Hasta nuestro público es marciano.

SHANGAY ⇒ ¿Algún objetivo a medio plazo para las Nancys?
MARIO VAQUERIZO
⇒ Sonar en las radios es lo único que nos queda. Pero si no puede ser, no pasa nada. Como nunca hemos esperado nada, todo lo que nos ha venido lo hemos vivido con una alegría extrema. Que nos vamos a actuar con Pet Shop Boys, ¡qué alegría! Que actuamos en el Baile de rosa con Carolina de Mónaco, ¡qué bien! Que Alejandro Amenábar llega y nos dice que tiene ganas de hacernos un vídeo, ¡fenomenal! La pretensión solo crea frustración, y nosotros hemos hecho lo que nos ha apetecido en cada momento. ¿Que Juan Gatti [responsable de la imagen de sus proyectos] nos quería ahora de hippies? Pues nos parece ideal. Vamos de rollo ‘psychodelic chic’, como dice Fabio [McNamara]. ¿Y a quién no le gusta un plataformón y un terciopelo con glitter? Ahora me llaman la Rosario del indie [risas]. Y yo, encantado. No vamos a estar haciendo siempre lo mismo, era hora de salir de nuestra zona de confort y de un refresh.

Le hemos hecho un test de lo más marciano a Mario Vaquerizo. Si quieres ver cómo lo responde, sigue leyendo

Página 1 de 2