No te obsesiones, tu pene es más grande de lo que crees. Descúbrelo

Cada vez son más los hombres que se someten a intervenciones quirúrgicas para agrandar su pene, a pesar de que “la mayoría tiene un tamaño normal, pero ellos no lo saben”.

POR: Juan Pablo Manzano Gálvez

La cirugía plástica va en aumento, y son cada vez más los que recurren a ella para suplir ciertas ‘deficiencias’ físicas. Hay quien ya no se conforma con su anatomía natural y pretende ‘mejorar’ algunas partes de su cuerpo. Entre los distintos cambios que se piden en las clínicas está el aumento de pene, pero si deseas someterte a esta modificación, debes saber que un error habitual es pensar que te mide poco en estado de flacidez; lo importante es considerar el tamaño de nuestro miembro en erección.

La agencia de noticias EFE recoge una serie de verdades y mentiras sobre las operaciones del miembro viril, de la mano del urólogo Javier Cambronero, del Hospital Quirónsalud San José.

Cambronero afirma que un mayor tamaño no determina la frecuencia ni calidad de las relaciones sexuales, y que “el tamaño normal de un pene flácido es de 7’6 a 13 centímetros de longitud y entre 8’5 y 10’5 de circunferencia”.

Cuando acudimos a los vestuarios de las piscinas o gimnasios tendemos a comprar nuestro miembro con el del resto de hombres, pero esto es un error, y comprobar que nuestro pene flácido es más pequeño que el de otros puede llegar a obsesionarnos. Pero debemos tener en cuenta que existen dos tipos de penes, los de sangre y los de carne, siendo estos últimos más grandes en estado de reposo, algo que no influye en el tamaño del órgano sexual masculino en erección.

Además de la cirugía plástica, también podemos tirar de extensores y alargadores, que pueden aumentar la extensión del falo, tanto en flacidez como en erección, en casi 2 cm, con relativa buena satisfacción. El doctor Cambronero afirma que son eficaces y se obtienen buenos resutados “porque el estímulo del estiramiento funciona, pero hay que llevarlo no menos de 8 a 12 horas al día, y resulta incómodo y doloroso”.

En las clínicas, una de las cirugías que más se practican en este ámbito es el alargamiento del pene, que se centra en aumentar la longitud de este en estado de reposo. Sin embargo, según Cambronero, la satisfacción con el resultado no suele ser alta.

Otro tema que también preocupa a algunos hombres es el del grosor. Para su aumento se emplea inyección de grasa propia, con buen resultado, aunque en ocasiones pueden quedar nódulos y deformidades.

En resumen, con las distintas técnicas existentes para agrandar el pene se puede incrementar su longitud entre 1 y 2 centímetros y el grosor unos 2’5 centímetros de media, pero no supone una mejoría significativa en la actividad sexual.

Más sobre salud sexual, AQUÍ