Pepón Nieto: “Una persona y un personaje es más que gay o hetero”

A raíz del estreno de ‘Perfectos desconocidos’, la nueva comedia de Álex de la Iglesia, hablamos con el actor de la esclavitud del móvil, de lo que debemos contar en público, de si ha vivido o no en el armario hasta hace poco y de mucho más, para comprobar si es o no un perfecto desconocido.

 


Fotos: Miguel Ángel Fernández

 

Pepón Nieto está de gira por todo el país con la obra La comedia de las mentiras y ha formado parte de la reciente edición de MasterChef Celebrity. Ahora estrena la última película de Álex de la Iglesia, la muy divertida comedia coral Perfectos desconocidos, en donde el protagonismo se lo reparten sus siete actores: Belén Rueda, Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega, Dafne Fernández y el propio Pepón. No se puede quejar de su actual momento profesional, aunque tampoco lo vive con ninguna euforia. “Siempre tengo la misma sensación, desde que empecé en esta profesión, me vaya mejor o peor: la de estar constantemente buscándome la vida”. Y casi todas las obras en las que participa en los últimos tiempos las produce él. “Empecé a hacerlo porque pensé que nadie me iba proponer nada mejor de lo que pudiera yo ofrecerme a mí mismo”, explica, “y ha acabado gustándome tanto que ya me planteo producir también funciones en donde no vaya a aparecer yo...”.

Aunque dé la sensación de que no para de trabajar, asegura que le pasa como a tantos actores: “No suena el teléfono todo el tiempo. Y rara vez he podido elegir lo que iba a hacer, he aceptado casi siempre lo que me han ofrecido”. Aceptó la película Perfectos desconocidos, remake de una cinta italiana de Paolo Genovese, e hizo muy bien. El argumento es tan apetecible como terrorífico: un grupo de amigos de toda la vida se reúnen a cenar y aceptan dejar los móviles sobre la mesa y que todos puedan ver quién llama y escribe a cada uno, para comprobar si es verdad que no tienen nada que esconder... El –divertido– drama está servido, claro. 

SHANGAY ⇒ ¿Te ha hecho reflexionar la película sobre la adicción al móvil?
PEPÓN NIETO
⇒ Lo que sí me hizo pensar es que si yo llego a una cena y se propone que todos dejemos los móviles sobre la mesa, me niego. No se me ocurriría nunca mirar el móvil de mi pareja. Incluso si tuviera alguna sospecha y pensara que lo que me voy a encontrar si miro me va a doler y me va a obligar a dejarle, tendría que estar muy seguro para hacerlo [risas]. No me parece un juego divertido, sino muy peligroso. Más en estos tiempos que corren, donde todo es público, cualquiera habla de cualquiera y todo el mundo tiene derecho a opinar e insultar en las redes sociales. Menos mal que existe esa opción maravillosa de bloquear, me encanta utilizarla cuando me insultan u opinan de mi profesión sin respeto ni educación... Con estas vidas que llevamos, parece que el móvil es tu única parcela de intimidad. Así que lo nos faltaba es tener que compartirlo con los amigos o la pareja, deja, deja...

SHANGAY ⇒ Es una comedia envenenada, en la que la risa casi nunca viene sola...
PEPÓN NIETO
⇒ Sí, cuando la vi me descompuso. Te ríes pero a la vez te revuelve, y en algunos momentos te deja helado. Porque habla de muchas cosas, no solo plantea ese juego peligroso de los móviles. Utiliza la situación de esa cena de amigos para mostrar cómo somos las personas de una generación concreta, cómo en ocasiones mantenemos relaciones de amistad con gente simplemente porque hemos sido amigos de jóvenes. Es algo que también me pasa a mí cuando voy a mi pueblo y me encuentro a gente que conozco de toda la vida con la que ya no tengo nada que ver.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo llevaste el pasar todo el rodaje con los otros seis protagonistas en un lugar cerrado?
PEPÓN NIETO
⇒ Mal, porque fue un rodaje muy claustrofóbico. Eduard Fernández dijo cuando empezamos: “Esta es la típica película que es un coñazo de rodar pero que después funciona”. Y coñazo fue, desde luego, porque nos pasamos muchísimo tiempo en un único plató, fue cansino. Álex tenía muy claro que no quería que resultase teatral, así que tuvo que rodar muchísimos planos. Es la película con más planos que he rodado en mi vida [risas]. Aunque sea un remake, Álex ha sabido darle su sello, ¡a pesar de sentirse como un animal enjaulado en ese plató!


“En la sociedad española, tener que sentarte a estas alturas a explicar si eres o no gay me parece que ya no tendría que ser necesario”


SHANGAY ⇒ ¿Cómo ha sido dar vida a un gay armarizado, cuyo secreto se convierte en uno de los motores de la historia?
PEPÓN NIETO
⇒ Es un pobre hombre que ve que ya no tiene nada que ver con estos amigos, que además no cuentan con él ni para jugar al fútbol. No ha salido del armario ni con su familia, ha perdido su trabajo por ser gay… En lo que estábamos de acuerdo Álex y yo era en que no queríamos que se viera el hecho de que fuera homosexual como un drama, aunque sí genera uno en la pareja que interpretan Ernesto Alterio y Juana Acosta. Pero es que en la sociedad española, a estas alturas, tener que sentarte a explicar algo así me parece que ya no tendría que ser necesario... Lo que sucede es que a mi personaje no le resulta agradable la obligación de explicarse, pero no le supone ningún drama tener que decir que es maricón.

SHANGAY ⇒ Es inevitable comparar la situación de tu personaje con la que viviste el año pasado al aparecer en un calendario de osos y que se dijera que suponía tu salida oficial del armario, ¿no?
PEPÓN NIETO
⇒ Sí. Y me enfadé porque alguien dijo que yo había salido oficialmente de un sitio, cuando yo nunca he estado encerrado en ninguna parte, ni he ocultado nada, ni me he presentado en un estreno con una amiga de la mano diciendo que era mi novia... Me parecería absurdo tener que explicar algo cuando para mis padres, mi familia y mis amigos todo está claro. Que Vanitatis convirtiera eso en un titular y todo el mundo se hiciera eco sin consultarme fue lo que no me gustó.

SHANGAY ⇒ ¿Y cómo lo asimilaste?
PEPÓN NIETO
⇒ Muy bien, porque participé en un calendario gay benéfico cuyo objetivo era recaudar dinero para la lucha contra el sida... y nunca habían vendido tantos calendarios, sus responsables estaban supercontentos [risas]. A día de hoy sigo sin entender esa fijación de Vanitatis por sacar a la gente del armario. Cuando publicaron un artículo hablando de todos los participantes de esta última edición de MasterChef Celebrity repasaban las carreras de todos y parecía que lo único que había hecho yo era ese calendario, me dieron ganas de mandarles mi currículum...


Ernesto Alterio y un melenudo Pepón Nieto montan un lío muy gordo en Perfectos desconocidos

 

¿Qué gestos públicos de apoyo al colectivo LGTB recuerda, además del susodicho calendario? ¿Por qué afirma que sobre todo ha interpretado a policías y gays? Sigue leyendo

Página 1 de 2