Sexo exprés: “aquí te pillo, aquí te mato”

¿Lo bueno si es breve dos veces bueno?  La fiebre por el sexo fácil y rápido va en aumento gracias a las apps gays de contactos. ¿Qué tiene de bueno el sexo exprés y el sexo fast food?

POR: Kike Gómez

El ritmo de vida actual, la falta de tiempo, cómo entendemos las nuevas relaciones sociales, Internet, las aplicaciones móviles de contactos. Un coctel cuyo resultado fomenta cada vez más el llamado sexo exprés.

Un factor a tener en cuenta en esta tendencia son las web de contactos. Nacieron en Internet y se usaban desde el ordenador de casa, o del trabajo. Tan solo era necesario crear un perfil, subir unas fotos y sumergirte en la red a la caza de un chulo. Prometían lo que cumplían, sexo rápido y fácil, pero también sorpresas, y no siempre de las buenas.

Después llegaron sus herederas, las apps de contactos. Más fáciles de manejar, más intuitivas, capaces de localizar a los hombres más cercanos y darnos su posición exacta. Tan fácil como descargar la aplicación en tu móvil y activarla en el momento y lugar en el que tengas ganas.

De este modo llegó lo que se conoce como “echar un polvo rápido”. No es que lo inventaran las web o apps de contactos, el sexo de “aquí te pillo aquí te mato” existe desde que el hombre es hombre,  pero estas sí potenciaron el consumo de este sexo fast food, tan indigesto como sugestivo.

Cuando no existían estas aplicaciones, ya el viejo mundo gay se tuvo que inventar otras herramientas menos tecnológicas. Un colectivo LGTB que era clandestino no encontró otra opción que crear el cruising o como decimos en España el “cancaneo”, y allí, como no, también primaba el sexo rápido.

Un sexo exprés que ha calado con fuerza en la sociedad moderna y cuyos encuentros desprenden ciertas ventajas e inconvenientes.

Cuando los psicólogos Eric Corty y Jenay Guardiani, de la Universidad Estatal de Pensilvania, preguntaron a un grupo de colegas, terapeutas matrimoniales y médicos por los tiempos empleados por sus pacientes para sus relaciones sexuales, la conclusión fue que el buen sexo, digan lo que digan, no dura más de 13 minutos (tiempo empleado solo en la penetración, independiente de los juegos eróticos y estimulaciones previas).

Para ser exactos, desde el inicio de la penetración hasta la eyaculación, entre 7 y 13 minutos sería el rango de tiempo  suficiente para lograr lo que conocemos como “echar un buen polvo”. Pasado ese tiempo se corre el riesgo de que se produzca una desgana y bajada de libido que convierta el sexo en una mera mecánica para alcanzar el orgasmo y acabar cuanto antes con esa situación.

¿Entonces es cierto: lo bueno, si es breve, dos veces bueno? Según Lara Castro, psicóloga y sexóloga en el Institut Gomà, lo aconsejable es olvidarse del reloj. “Dentro del menú tan variado que nos ofrece la sexualidad, los encuentros rápidos y espontáneos son una forma más de disfrute. No es que se trate de elegir entre solo sexo rápido o solo sexo lento, sino que en la variedad está el gusto.  El sexo rápido no desmerece la sexualidad cocinada a fuego lento, aconsejada para compensar de alguna manera el modelo habitual de sexualidad, centrada siempre en los genitales y en un coito rápido y sin ningún tipo de juego erótico. La clave está en que cada pareja decida el tipo de encuentro que desea”. En definitiva, todos hemos echado un polvo exprés que nos ha dejado alucinados, no desmerezcamos pues el sexo rápido.

Las estadísticas muestran que los españoles acostumbramos a planificar en pareja nuestros encuentros sexuales y dedicarles su tiempo, pero nos olvidamos de algo, la sorpresa es un factor muy estimulante.

El artículo continúa, pasa página

Página 1 de 2

Lo que comentan nuestros seguidores

Imagen de oscar

Union Cristiana dejense de joder si ustedes estan mas llenos de putos que esta pagina!!! de que salud y vida sexual me hablas dejate de joder!!!

Imagen de Jesús

Ah pero espera...¿existe algo que no sea el sexo rápido en el mundo gay? Y me vengo a enterar ahora que ingenuo soy...

Por favor a dejarse de tonterías, a TODOS les encanta eso, pero no por las razones que dice el artículo; ¿falta de tiempo? Jajajajajaja madre mía pero de qué cueva salió el que redactó esto, no habrá usado una app en su vida; las apps funcionan así: catálogo de carne y básicamente hay 3 perfiles:

- El "perro ladrador poco mordedor": te habla de sexo pero todo se queda ahí, en hablar.
- El "decapitado": nadie puede saber quién es o se hundirían los cimientos de la Humanidad, eso sí, te exige fotos, faltaría más.
- El "bomba de humo": hoy te cuenta su vida y mñn ni te dirige la palabra.

Otra cosa ¿se han preguntado por qué se usan las apps? Pues fácil, porque los chicos NO SABEN LIGAR. No saben decir un "hola, ¿qué tal?" ni nada parecido, vas a las discotecas y sitios de ambientes y sólo hay musculocas y pasivas complacientes, eso sí, van de dignAs, cómo si fueran modelos y llegan ni al besugo de la pescadería del mercado; y si a todo esto le sumamos el fenómeno Postureo pues ya apaga la luz y vámonos.

Imagen de Pedro 33

en estas apps la peña marea mucho, para echar un polvo tienes que hablar con 200 tios y a lo mejor con suerte alguno encaja. Y luego me hace mucha gracia los que están a 10000 kms y te mandan su archivo de fotos porno como si te fueras a coger un avión para echar un polvo en Canadá y volver. Prefiero el cruising para esto del sexo expres cuando no tengo pareja

Imagen de joseli

Unión cristiana??? Porfa no mezcleis las cosas. Al hombre lo que es del hombre. La religión en frasquitos y pata quien crea. La libertad por encima de todo.
Sexo rápido? ??? Pues si claro que si. Eso es es estar sano física y mentalmente.

Imagen de joseli

Unión cristiana??? Porfa no mezcleis las cosas. Al hombre lo que es del hombre. La religión en frasquitos y pata quien crea. La libertad por encima de todo.
Sexo rápido? ??? Pues si claro que si. Eso es es estar sano física y mentalmente.

Páginas