Triunfo del movimiento #YoSoyGay contra la censura china

El nuevo mandato del presidente Xi Jinping amenaza con censurar y prohíbe contenidos homosexuales en Internet, pero la comunidad LGTB no se ha quedado cruzada de brazos.

Internet permite a personas de cualquier cultura difundir contenido ideológico y social. Por tanto, es posible compartir con quien queramos materiales sobre feminismo o contenido LGTB, por poner algunos ejemplos.

Especialmente llamativo ha sido el caso de la información de contenido homosexual, que el Gobierno chino considera “anormal”. En un lamentable intento de crear un ‘entorno armonioso’ en Internet, el popular sitio web Sina Weibo anunció una campaña de limpieza de todo tipo de contenido considerado ‘ofensivo’, entre el que se encuentra el homosexual. Las redes sociales no tardaron en arder, popularizando el hashtag, traducido al castellano, #YoSoyGay, que registró cerca de 300 millones de visitas antes de su bloqueo el pasado domingo.

Tras la presión del pueblo chino, la web Sina Weibo ha anunciado recientemente que no censurará vídeos, cómics u otro tipo de contenido homosexual. Xiong Jing, directora de Voces Feministas, alega que “han cedido gracias a la presión de las redes sociales […] Esta presión social es positiva. La gente puede expresarse, no solo la comunidad gay, sino los jóvenes, que tienen una mente mucho más abierta”.

No solo se ha producido una movilización masiva de la comunidad gay, aunque esta sí que ha sido la más organizada y la que ha obtenido resultados más concretos. “Es posible que Weibo entendiera mal las normas sobre lo que se puede publicar”, afirma el Centro LGTB de Pekín.


10 series de anime muy valientes con contenidos LGTB.

Primera película gay de China.


Lo que está claro es que la homosexualidad sigue siendo uno de los tabúes más arraigados en el país más poblado del mundo, aunque el gigante asiático la despenalizase en el año 1997. Parece que poco a poco el activismo LGTB está consiguiendo sus frutos en cualquier rincón del mundo, incluso en países como China, donde aún se respiran actitudes conservadoras muy arraigadas.


Más noticias LGTB, AQUÍ