Una señora homófoba quiere registrar el arcoíris

Ni corta ni perezosa, una señora ultracatólica estadounidense ha decidido registrar el arcoíris para que el colectivo LGTBI “deje de violarlo”. Desde Shangay la animamos a que siga... haciendo el ridículo.

POR: Gonza Gallego

El odio de algunas personas hacia el colectivo LGTBI parece no tener límite alguno, tanto que roza, pasa (y traspasa) los límites de lo bochornoso. Ese ha sido el caso de la norteamericana Linda Harvey, una señora ultracatólica (y ultrahomófoba, por lo que vemos) que ha decidido luchar contra el colectivo LGTBI de una forma directa: registrando el arcoíris. “La dulce imagen del arcoíris ahora sirve muy a menudo como una seña llamativa de la esclavitud del pecado homosexual”, dice tan pancha. Según Harvey, los homosexuales solo “violan” la idílica imagen arcoíris.

Harvey no desiste y su lucha no para de dejarnos inquietantes declaraciones. “Los arcoíris deberían acompañar a aquello por lo que Dios sonreiría. Dios no está sonriendo por la conducta homosexual, el desafío de género o la corrupción de los niños. Y nunca lo hará. El arcoíris se ha convertido en la bandera de Satán”, declara, sin saber muy bien si habla de homosexualidad o de la pederastia que ensombrece la historia de la Iglesia actual al nombrar la supuesta corrupción de niños (lo de su conexión con Dios y su sonrisa tampoco acabamos de tenerlo claro).

Dispuesta a arrebatar la bandera multicolor, esta señora propone una solución: “Un arcoíris apropiado para la identidad pecadora LGTBI sería muy diferente, tendría colores como el marrón, el malva, el gris y el negro. Mucho, mucho negro. Deprimente, nada inspiradora, vacía, que no lleva a ninguna parte”. Por un momento nos ha hecho pensar que estaba hablando de la bandera de la Comunidad Internacional de Osos... En fin, darling, si no tienes nada mejor que hacer, sigue alumbrando el mundo con tus brillantes ideas.

Más noticias LGTB, AQUÍ