Vega: “Me juzgó mucha gente que no sabía tocar un re con una guitarra”

Un disco de versiones de clásicos italianos podría parecer una locura, pero Vega ha sabido hacer de ‘Non Ho L‘Età’ un álbum personal y elegante que supone una interesante rara avis dentro del panorama musical nacional.

POR: Daniel Ródenas Muñoz

A los 38 años, Vega puede decir sin reparos que es una de las voces más personales del panorama musical español. A lo largo de cinco discos ha sabido marcar su camino y forjar su personalidad como artista, alejándose de cualquier mochila que pudiera haberle pesado en sus inicios por su participación en la segunda edición de Operación Triunfo. Una etapa de la que habla sin pelos en la lengua.
La maternidad le ha cambiado la vida en lo personal y lo profesional, y ahora abraza sus recuerdos en este casi autorregalo que supone Non Ho L’Età, un disco homenaje a la canzone italiana con la que ella creció en el que cuenta con la colaboración del británico Elvis Costello. Todo ello con la cabeza fijada en el que supondrá el séptimo álbum de su carrera: La Reina Pez.

SHANGAY ⇒ Tras cinco álbumes de estudio, te vuelves loca y lanzas uno de versiones, y en italiano...
VEGA ⇒ En mi defensa diré que volverse loca es muy sano. De vez en cuando está bien cometer alguna locura, porque aportan frescura para seguir amando una profesión que no es fácil, que tiene sus altibajos.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo nace Non Ho L‘Età?
VEGA ⇒ Este disco llega tras un éxito muy grande para mí como fue Wolverines. De repente, me di cuenta de que le estaba restando mucho tiempo a mi familia y decidí parar. Me dediqué a mi gente y empecé a acordarme de momentos del pasado, junto a familiares que incluso ya no están, y me invadió un poco la nostalgia de aquellos tiempos en los que yo escuchaba estas canciones que recojo en el disco, y retomé todo esto.  En una reunión con el productor Sebastián Krys, en un restaurante italiano empezaron a sonar las canciones y le dije: “Algún día me encantaría hacer un álbum recogiendo versiones muy personales de estos clásicos en italiano”. Y me dijo que el momento era ya... Así nació Non Ho L’Età,  y lo hizo de manera espontánea y natural, no está pensado, está simplemente disfrutado; y eso es parte de esta magia.

SHANGAY ⇒ ¿Y en qué momento personal llega el disco?
VEGA ⇒ Hay un antes y un después en el nacimiento de mi hija, un cambio para mejor. Yo antes no tenía ninguna responsabilidad que no fuera yo misma, y aunque mi pasión era y sigue siendo la música, ahora lo es de una forma mucho más sana y tranquila. Antes me levantaba y tenía una agenda de trabajo con la que no podía parar, ahora sigo teniendo el mismo trabajo pero mi prioridad es mi casa y mi familia. No significa que ahora sea más madura, porque siempre he tenido las ideas claras desde pequeña y soy una mujer con mucho carácter, pero sí estoy más serena y relajada para poder dedicarme a la música desde un plano más de disfrute, y creo que eso se transmite en el público.


 “SI TODOS NOS RESPETÁSEMOS LA VIDA SERÍA MUCHO MEJOR”


SHANGAY ⇒ Querías un disco de Vega, no uno de versiones.
VEGA ⇒ Exacto, por encima de un disco en italiano es un disco de Vega, de canciones con las que he crecido, y lo he conseguido gracias a no pensar en esa presión. Quise hacer este álbum para mí la primera, por eso es tan natural. Creo que suena a Vega porque, aun respetando a los originales, en lo único en que me he fijado ha sido en la pronunciación, de hecho ni siquiera he querido copiar los acentos originales. Por eso lo he hecho en Los Ángeles y con Sebastián Krys, que es con quien he trabajado en mis últimos cuatro discos.

SHANGAY ⇒ La mayoría de estas versiones forman parte del imaginario del público... ¿Te aporta eso una mayor responsabilidad?
VEGA ⇒ No hice el disco con ninguna pretensión más allá de disfrutarlo y hacer como un homenaje a mi familia. En ningún momento hasta ahora, que ya está en la calle, me había planteado que estaba tocando algo sagrado en la música italiana. Diría que me han puesto la presión encima una vez que ya estaba terminado. Está hecho tan desde el cariño y la admiración que en ningún momento pensé que algo tan inocente pudiera desmerecer los originales.

SHANGAY ⇒ El público no suele estar acostumbrado a discos de versiones, ¿cómo está siendo la recepción?
VEGA ⇒ Si te soy sincera, pensé que este iba a ser un disco que me iba a comer con patatas, que se iba a quedar en mi círculo cercano. Pero, sin esperarlo, la acogida del público está siendo increíble, incluso casi todos los medios se están interesando mucho, algo que casi no veía desde que saqué India (su primer álbum). Soy consciente de que es muy raro que un artista en su sexto álbum de estudio haga uno de versiones entero, y además centrado en una época e idioma concretos. Por eso supone un reto importante en mi carrera, y me hace mucha ilusión que un disco así llame la atención de la gente.

¿Qué queda de la Vega de hace quince años? ¿Participaría en un reencuentro de Operación Triunfo 2? ¿Ha visto homofobia dentro de la industria musical? Pasa página

Página 1 de 2