¿Veremos banderas LGTB ondeando en el Mundial de Rusia?

Rusia no es un país que destaque por la aceptación de los derechos LGTB... Sin embargo, el presidente de la federación rusa de fútbol, Alexei Smertin, ha anunciado que las banderas del arcoíris estarán permitidas durante el Mundial.

La duda de si Rusia permitirá o no que se muestren símbolos LGTB durante el Mundial de fútbol ha preocupado mucho a los aficionados que forman parte del colectivo. Rusia es un país donde la homofobia está fuertemente arraigada, y en algunas regiones como Chechenia ser LGTB puede costarte la vida. Desde 2013 existe una ley que prohíbe lo que ellos entienden como “propaganda homosexual” entre los menores de edad, por eso muchos aficionados no tenían claro si podrían portar símbolos LGTB.

El dirigente de la Federación Rusa de Fútbol Alexei Smertin ha querido despejar las dudas. “Definitivamente, no habrá ningún veto a los símbolos del arcoíris en Rusia. Es claro que pueden venir aquí y no serán multados por expresar sus sentimientos”, ha comentado en una conferencia en Moscú dedicada a hablar sobre discriminación y racismo en el fútbol. Sin embargo, estas declaraciones no son oficiales y aún queda por confirmar desde la FIFA si será tan sencillo usar símbolos arcoíris.

Según Smertin, los aficionados no tendrán problemas con las leyes rusas ya que “la ley tiene que ver con la propaganda dirigida menores y nadie irá a hablar a las escuelas”. Estas declaraciones fueron aplaudidas desde FARE( Fútbol contra el racismo en Europa), una asociación que asesora a la FIFA en materia de discriminación, desde donde dicen que “está ofreciendo garantías, y creo que al final es todo lo que la gente quiere, la gente quiere saber que puede venir aquí y que estará segura”.

Sin embargo, estas declaraciones no son una garantía real de seguridad para los aficionados LGTB ya que, aunque no existiese un veto legal, la homofobia dentro de la sociedad rusa está muy presente. Obviamente, que no vaya a haber implicaciones legales por mostrar estos símbolos no protege a los aficionados LGTB de la posible homofobia de otros aficionados.


Más noticias sobre deporte, AQUÍ