Viktoria Modesta: “Las diferencias pueden ser regalos”

Es una artista pop multimedia biónica, que se vale de la tecnología, la música, la moda y la ciencia para reforzar su identidad y luchar contra los prejuicios asociados a la discapacidad. En Madrid clausura el ciclo ‘Una mirada diferente’ del Centro Dramático Nacional.

POR: Agustín Gómez Cascales

Su vida cambió radicalmente cuando a los 20 años logró que le amputaran una pierna que había sido operada ya en quince ocasiones, y cuyos problemas funcionales se habían convertido en un lastre para ella. Una vez fue sustituida por una prótesis, esta inquieta creadora nacida en Letonia, afincada en Londres desde los 12 años, pudo dar rienda suelta a su creatividad. Y Viktoria Modesta se convirtió en una artista biónica que ofrece performances multimedia en donde combina electro-pop, looks futuristas y una desafiante actitud que irradia autoestima. Visita Madrid, invitada por el Centro Dramático Nacional en colaboración con el British Council, para clausurar el ciclo Una mirada diferente en el teatro Valle-Inclán con una performance que promete resultar incendiaria.

SHANGAY ⇒ ¿Siempre has considerado que ser diferente es un plus?
VIKTORIA MODESTA
⇒ En absoluto. Pero mi madre me enseñó que las diferencias pueden ser regalos. Lo irónico es que todos somos distintos, pero la perspectiva dominante en la sociedad es la que nos dice que la diferencia es una anormalidad. Cuando empecé a trabajar en la industria del entretenimiento me di cuenta de que hay artistas que pagan a profesionales de las relaciones públicas para generar noticias falsas que llamen la atención sobre ellos, y yo no tenía que inventarme ninguna historia.

SHANGAY ⇒ La diferencia puede generar prejuicios, insultos y desprecio. ¿Luchas con tu arte contra ellos?
VIKTORIA MODESTA
⇒ Hay una línea muy fina entre lo que nos parece positivo y negativo. Lo importante es trabajar para maximizar tus cualidades y desarrollarte para lograr la máxima confianza en ti misma. Lo importante es saber ser tú misma.

SHANGAY ⇒ ¿Sientes que hay muchos elementos en común entre la lucha de la comunidad LGTB y la tuya?
VIKTORIA MODESTA
⇒ Sin duda. Por suerte, la lucha de la comunidad LGTB está mucho más avanzada que la de quienes somos discapacitados. Pero en la cultura popular hay gente muy valiente que con lo que hace dentro de la escena mainstream está ayudando a derribar estereotipos.


“Lo más liberador es trascender tus cualidades físicas, no pensar en cuántos miembros tienes o cuánto mide tu cintura”


SHANGAY ⇒ ¿Qué tipo de prejuicios te has encontrado en la escena pop a raíz de tu amputación?
VIKTORIA MODESTA
⇒ Si te soy sincera, es algo a lo que nunca he prestado atención. Porque soy una persona sin una educación formal, que viene de Europa del Este, bisexual, que tras trabajar como modelo en la escena alternativa se metió en la música… Así que evito pensar en los límites que intentan ponerme otros y concentrarme en buscar maneras originales de crear para ofrecer un trabajo cool. No sucede tan a menudo que te encuentras con que tienes poca competencia en lo que haces.

SHANGAY ⇒ Tu imagen es obviamente muy importante para ti. ¿Son tus looks parte de tu arte o un modo de reafirmación?
VIKTORIA MODESTA
⇒ Ambos. Me encantan la moda y los trucos de belleza. Y mi estilo es una parte importante de mi manera de jugar con la identidad. La moda es arte, y puede tener un gran impacto. También me fascinan las posibilidades de la tecnología wearable y la medicina como elementos que incorporar a lo que hago.

SHANGAY ⇒ ¿Hay un componente activista en tu manera de entender el pop y la moda?
VIKTORIA MODESTA
⇒ Me interesa utilizar todas las herramientas a mi alcance para romper las reglas del arte multidisciplinar. Adoro la cultura pop, crecí viendo la MTV y las películas de Disney. Pero la escena mainstream depende demasiado de la maquinaria de la industria, y hay que procurar que cualquier tipo de entretenimiento tenga un impacto mayor. Por eso intento ir más allá de aquello que se considera que se puede hacer y lo que no, quiero mezclarlo todo.

SHANGAY ⇒ No es nada habitual que artistas como tú actúen en teatros estatales. ¿Cómo te sientes al hacerlo en Madrid?
VIKTORIA MODESTA
⇒ ¡Muy emocionada! Suelo actuar en galerías de arte, eventos de moda y espectáculos culturales, así que poder hacerlo en un teatro nacional es un sueño. Espero introducir al público en mi universo y que me acompañe en un viaje en que sientan nostalgia por el futuro.


“Lo irónico es que todos somos distintos, pero la perspectiva dominante en la sociedad nos dice que la diferencia es una anormalidad”


SHANGAY ⇒ ¿Qué artistas pop admiras en la actualidad por su celebración de la individualidad?
VIKTORIA MODESTA
⇒ El primero que me viene a la cabeza es Kanye West. Más allá de lo que muchos opinen de él como persona, lo cierto es que ha hecho mucho por fusionar distintos referentes musicales, el performance art, la moda y la conceptualidad en su trabajo.

SHANGAY ⇒ Habrá ocasiones en las que se te haga cuesta arriba defender tu identidad artística y esas prótesis que realzan tu diferencia física. ¿Qué haces para superarlas?
VIKTORIA MODESTA
⇒ Ser una amputada no es nada excepcional. Lo más liberador es trascender tus cualidades físicas, no pensar en cuántos miembros tienes o cuánto mide tu cintura. Para mí lo importante es mi visión, hacer realidad mis objetivos y materializar mi universo estético a base de adaptación y autoconfianza.

SHANGAY ⇒ En ocasiones, transmites tanta autoconfianza que pareces hasta chunga. ¿Es una pose o eres así de verdad?
VIKTORIA MODESTA
⇒ [Risas] Supongo que puedes decir que lo soy un poco, porque tengo una personalidad compleja, y me atrevo hasta con aquello que se supone que es imposible. El mejor reflejo de lo tremenda que puedo llegar a ser lo he plasmado en un capítulo de la serie de ciencia-ficción Killjoys en el que he participado. Así que atentos, se estrena a finales de junio.

 

VIKTORIA MODESTA ACTÚA A LAS 20,30H EL DOMINGO 4 DE JUNIO EN EL TEATRO VALLE-INCLÁN (PZA. LAVAPIÉS, S/N) DEL CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL, PARA CLAUSURAR EL CICLO ‘UNA MIRADA DIFERENTE’.