Xavi Tallón: “No tengo más miedo que antes”

Hablamos con Xavi Tallón, víctima de una de las agresiones homófobas ocurridas en Barcelona durante las últimas semanas. Una terrible realidad a la que tenemos que hacer frente.

Cuando Xavi Tallón salió de su casa el pasado viernes 10 de marzo, no se imaginaba que volvería al día siguiente con una brecha en la ceja, la boca destrozada por varios puñetazos y otras contusiones más. El joven de la localidad barcelonesa de l’Hospitalet de Llobregat se acercó a las fuentes de Montjuïc hacia las tres de la madrugada. Se encontraba allí con un grupo de gays cuando, de pronto, un individuo apareció al grito de “¡Maricones de mierda, fuera de aquí!”. Lo siguiente que recuerda es una lluvia de golpes y salir huyendo en un descuido del agresor. No le quedaba batería en el móvil. Mientras volvía a casa en un bus nocturno, todavía en estado de shock, la única persona que lo ayudó fue una señora que le ofreció pañuelos de papel para limpiarse la sangre que le chorreaba de la cara. Ahora está intentando transformar la rabia que le supuso la brutal agresión en algo constructivo: ha organizado un acto de rechazo de la homofobia, sin políticos que rentabilicen su caso. Su caso no es el único. En menos de un mes, otros tres jóvenes han denunciado agresiones homófobas en Cataluña

SHANGAY ⇒ ¿Te ha cambiado en algo haber sufrido esta agresión? 
XAVI TALLÓN ⇒ Tenía una imagen de mí mismo mucho más débil. Me estoy haciendo más fuerte, y no quiero que digan “Pobrecito, le han pegado”. No tengo miedo, tengo ganas de hacer muchas cosas. La parte física la llevo bien, aunque todavía me duele la boca, pero ya está. La parte emocional es la más difícil. Tengo que pensar en muchas cosas que se me han quedado dentro. Aún no he tenido un rato para llorar. También pienso que había cinco personas y que salieron corriendo sin intentar ayudarme. Yo también he sentido miedo otras veces y no he sabido actuar. Debo reflexionar sobre todo eso.

SHANGAY ⇒ ¿Qué recuerdas de la agresión? 
XAVI TALLÓN ⇒ Todo fue muy rápido, quizás pasó en un minuto o dos. Mientras me pegaba iba gritando “¡Maricones, fuera de aquí!”. Cuando me pude escapar, estaba en shock y solo podía pensar en volver a casa. Cogí el nit bus y la única persona que me ayudó fue una señora que empezó a darme clínex y toallitas húmedas para limpiarme la sangre.

SHANGAY ⇒ ¿Qué le dirías a tu agresor si te encontraras con él? 
XAVI TALLÓN ⇒ ¡Uff, qué pregunta! Estoy tan en shock que si me lo encontrara sería muy impactante, no sé cómo reaccionaría. Espero no tener que verlo nunca más.


"Me estoy haciendo más fuerte, y no quiero que digan “Pobrecito, le han pegado"


SHANGAY ⇒ ¿Por qué decidiste hacerlo público también en las redes sociales? 
XAVI TALLÓN ⇒ Fue una mezcla de rabia y miedo. Rabia porque, aunque estoy muy acostumbrado al acoso verbal, en aquel momento no esperaba que se traspasara la barrera de lo verbal a lo físico. Fue mi manera de decir “Eh, peña, ¿veis que en Barcelona pasan estas cosas? Siguen pasando y entre todos tenemos que organizarnos para que no se repitan”. En las redes sociales he recibido mucho apoyo, sobre todo de particulares y asociaciones. Pero también he recibido desprecios, insultos e incluso amenazas de muerte con mensajes como “Maricón, te vamos a matar!” y demás... También hay gente que se inventa información, como que me pegaron con unas llaves, cosa que no es verdad. 

SHANGAY ⇒ Dices que estás acostumbrado al acoso verbal...
XAVI TALLÓN ⇒ Antes de identificarme como gay ya me lo decían en la escuela, o los chicos del barrio. Antes de saber lo que me gustaba, ya dejaban caer insultos homófobos. La homofobia está superinteriorizada en la gente, en el barrio, en todas partes. Decirle a alguien “negro de mierda” se ve muy feo, pero si te dicen “maricón de mierda” parece que no pasa nada. 

SHANGAY ⇒ ¿Qué te hizo decidirte a denunciar la agresión en comisaría? 
XAVI TALLÓN ⇒ Apenas pude dormir esa noche. Cuando me levanté al día siguiente y me vi la cara llena de sangre, porque tenía las heridas abiertas y necesitaba puntos, me dio mucha rabia. Entonces decidí hacerme la foto que colgué en las redes sociales e ir al hospital, que me curaran las heridas y que me hicieran el parte de lesiones para poner la denuncia en la comisaría de los Mossos d’Esquadra.

La entrevista continúa, pasa página

Página 1 de 2

Lo que comentan nuestros seguidores

Imagen de Julian Miravete

Desde mi punto de vista, no se denuncia porque es un proceso que nos parece que no sirve para nada, ademas de largo y dentro de ese proceso te encuentras a muchos homófobos desde la comisaria (he visto algunos policías sentirse violentados porque un gay va a poner una demanda por agresión) en la que pones la denuncia hasta el juez que acaba juzgando, cuando lo que quiere una persona que es victima de homofobia superar y cerrar pagina cuanto antes.