09/03/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

10 motivos para rendirse a ‘Into The Woods’

23 enero, 2015
Léetelo en 9 minutos

1. EL MUSICAL ORIGINAL

Stephen Sondheim y James Lapine estrenaron el musical Into The Woods en 1986 en el Old Globe Theatre de San Diego, pero no fue hasta su irrupción en Broadway un año más tarde cuando se convirtió en un espectáculo de culto para los fans del compositor. Y eso que Into The Woods tiene la peculiaridad de ser un Sondheim atípico, en el que no hay un protagonista definido y la palabra cantada predomina frente a los clásicos números regidos por coreografías. Tan atípico como el sentido del humor que Lapine derrocha al subvertir y entrelazar las tramas de algunos de los cuentos infantiles más conocidos de los hermanos Grimm.

Aquí, el “fueron felices y comieron perdices” ni funciona ni pone fin a la historia, quizá porque el mejunje de personajes resultante es tal que adquiere vida propia. El musical pronto se convirtió en uno de los más legendarios de sus autores –en su primer año en Broadway se hizo con los Tonys a mejor libreto, música y actriz para Joanna Gleason frente a un rival tan poderoso como El fantasma de la ópera–, y en sus diferentes producciones y revivals ha sido un musical codiciado por intérpretes como Imelda Staunton, Bernadette Peters o Vanessa Williams, a quien, por cierto, no le sentó nada bien que Meryl Streep le arrebatara el papel de bruja en su salto al cine.

2. MERYL STREEP

Into The Woods supone la decimonovena nominación al Oscar para Meryl Streep, un reconocimiento que está lejos de ser gratuito. Su transformación en bruja es, de lejos, lo mejor de una película que gira básicamente en torno a ella y su anhelo por recuperar la belleza y juventud perdidas. Desde su primera escena, Into The Woods es un vehículo de lucimiento para ella, tanto en el plano dramático como en el musical, y su evolución en la historia un caramelo para la actriz y el espectador. Streep fue de las primeras en sumarse al proyecto por “el ingenio, la inteligencia y la audacia de la música de Sondheim”, y se convirtió en el motor que animó al resto del elenco a apuntarse.

3. ROB MARSHALL (Y SU MARIDO)

Formado como intérprete, coreógrafo y director de teatro –su carrera como bailarín terminó por culpa de una lesión mientras protagonizaba Cats–, con seis nominaciones a los Tony y mundialmente conocido por su debut en el cine con la oscarizada Chicago, Rob Marshall y su marido, el productor John DeLuca, llevaban doce años detrás de Sondheim para sacar adelante esta adaptación. Otros lo intentaron antes –especialmente sonado fue el frustrado proyecto de Rob Minkoff de principios de los 90 que iba a contar con Cher como la bruja–, pero solo ellos fueron capaces de convencer al compositor de que el musical encajaba perfectamente con su estilo y trayectoria.

Desde Chicago trabajan juntos y su visión de un mundo fantástico plagado de paisajes pintorescos, castillos de cuento y bosques frondosos conectó con la metáfora del miedo y las ilusiones del montaje original. Sin duda, el vestuario de Colleen Atwood y la fotografía de Dion Beebe, ambos oscarizados por películas de Marshall, así como la fama de este como director de actrices, hicieron el resto.

4. EL HUMOR

Para guardar la máxima fidelidad al original, del guion de Into The Woods se ha encargado el propio Lapine, que ha entendido que la historia debe entretener al público más joven al tiempo que tiene que guardar la complejidad narrativa suficiente para mantener enganchados a los adultos. En ese sentido juega un importante papel su humor retorcido, su ataque frontal al tópico romántico y hasta su defensa de las brujas como seres honestos y no tan perversos. Por eso, tanto el conocedor del montaje original como el espectador que nunca en su vida había oído hablar de él encontrarán en Into The Woods un musical cargado de un inesperado humor corrosivo.

5. UNAS HEROÍNAS ATÍPICAS

No sabemos qué opinarían los hermanos Grimm del uso que Sondheim, Lapine y Marshall han hecho de su legado, pero está claro que aquí los pantalones los llevan ellas. Para poner en marcha su entramado de cuentos, Lapine solo tuvo que añadir dos personajes nuevos, el panadero (James Corden) y su mujer (Emily Blunt), una pareja que debe revertir la maldición de la bruja (Meryl Streep) que les impide engendrar un hijo.

Para ello tendrán que reunir la capa de Caperucita roja (Lilla Crawford), el zapato de Cenicienta (Anna Kendrick), el pelo de Rapunzel (MacKenzie Mauzy) y la vaca de Jack el de las judías mágicas (Daniel Huttlestone), pero la misión no será fácil, pues aquí cada heroína va a su bola. Cenicienta no está muy convencida con su príncipe azul, Caperucita parece de todo menos una niña inocente y Rapunzel huye de su torre en cuanto tiene ocasión. Está claro que la intención de Marshall y Lapine era crear un musical provocativo basado en un mundo de fantasía.

Pasa página para continuar con nuestra lista.

6. CHRIS PINE

Es el guapo oficial de la historia, pero el barbudo de Chris Pine es de todo menos un príncipe azul. “Me educaron para ser encantador, no sincero”, dice su personaje en la película. Además, es un mujeriego empedernido e infiel por naturaleza, algo que no suele aparecer en el relato oficial que nos han contado mil veces –incluida la propia Disney, que se ríe así de sus emblemáticos títulos–, pero un toque de realidad nunca le viene mal a una historia como esta. Por eso que nadie espere comer perdices con él, mucho menos Cenicienta. En su favor, hay que reconocer que Agony, el duelo musical que su personaje mantiene con su hermano (Billy Magnussen), en el que ambos compiten por demostrar quién está más enamorado de su damisela, es probablemente el mejor número de la película.

7. JOHNNY DEPP

Mucho tiene que agradecerle Johnny Depp a Sondheim. Gracias a él pudo ser Sweeney Todd –papel por el que consiguió su tercera y hasta ahora última nominación al Oscar– en la adaptación que firmaba Tim Burton. Y aunque en Into The Woods su presencia en pantalla es más bien simbólica, sus amanerados modales nos dejan con las ganas de ver más de su extravagante interpretación. De hecho, muchos se sorprenderán al ver a Depp en la película, pues poco hincapié se ha hecho en que da vida al lascivo Lobo de Caperucita. Marshall se empeñó en rebajar la carga sexual de su personaje con respecto al libreto original, pero el espectador avezado notará que Depp se esfuerza en hacer todo lo contrario mientras canta Hello, Little Girl.

8. UN DISNEY DIFERENTE

Marshall llevó su idea del proyecto a Disney y la compañía pronto entendió que Into The Woods era una buena oportunidad de ampliar el significado de los cuentos de hadas modernos y, de paso, mofarse con ironía de su propio pasado, que tanto se ha nutrido de las heroínas de los cuentos clásicos en sus películas de animación. Por eso sorprende ver aquí que el toque Disney ha evolucionado y ya no hay reparos en hacerle entender al espectador que las historias de amor no siempre tienen el final esperado. Si a la mujer del panadero le parece irresistible el príncipe encantador, a Cenicienta no le convence la típica idea del amor romántico o la muerte puede interponerse en un matrimonio, ¿por qué seguir defendiendo el final feliz?

9. LAS CANCIONES

Sus autores tenían claro que debían sonar temas irrenunciables como No One Is Alone, Agony, It Takes Two o Last Midnight, pero otros muchos, como On The Steps Of The Palace, requerían ser adaptados para la gran pantalla. El propio Sondheim fue el encargado de adaptar y supervisar algunas de las letras y melodías, pero es el productor musical Mike Higham, que ya trabajó con el compositor en la adaptación de Sweeney Todd de Tim Burton, el encargado de coordinar las canciones. Para que las escenas parecieran lo más naturales posibles, Higham propuso dos métodos al elenco: cantar la primera parte de la canción en directo –en muchos casos la canción completa– o coger la última parte del diálogo hablado de un actor y mejorarlo en el estudio de grabación. Como sorpresa final, Into The Woods incluye un nuevo tema original compuesto por el propio Sondheim.

10. LOS REENCUENTROS

Muchos de los intérpretes que aquí se reúnen son viejos conocidos, así que el espectador cinéfilo disfrutará volviendo a ver juntas a dos actrices como Meryl Streep y Emily Blunt, que ya se enfrentaron en la muy gayfriendly El diablo se viste de Prada –el personaje de la bruja recuerda a ratos a aquella maquiavélica Miranda–. Tras el éxito de Mamma Mia!, Streep también vuelve a coincidir con Christine Baranski, que aquí encarna a la madrastra de Cenicienta y que ya interpretó otros dos Sondheim –Follies en Broadway y Sweeney Todd en el Kennedy Center–. Si hasta Marshall ha aprovechado la oportunidad de reencontrarse con un plumífero Johnny Depp tras rodar juntos Piratas del Caribe: en mareas misteriosas.

Más cine imprescindible:

El virtuosismo de ‘Birdman’ levanta pasiones
‘Big Eyes’, los ojos del engaño

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.