20/05/2018

Years & Years: “La visibilidad gay es importante”

26 mayo, 2015
2

Es su primera vez en Madrid, y da la sensación de que Olly Alexander, Mickey Goldsworthy y Emre Turkmen se sienten en un destino turístico costero. Piden que la entrevista se haga en el exterior del hotel en donde se hospedan para aprovechar al máximo los rayos del sol. Emre se arremanga para aprovechar el rato de promoción y coger color en los brazos, y cuando llegue Olly, el más tardón, se quitará inmediatamente la sudadera para quedarse en camiseta de tirantes.

Mientras el cantante no llega, descubrimos que no solo la pasión por la música es lo que une a los dos miembros que gestaron el grupo. Zaha Hadid es otro inesperado vínculo entre el australiano Mickey –con barba– y el turco Emre. “Nos ha hecho gracia que las habitaciones en que estamos las haya diseñado ella”, explica Emre. “Yo, que estudié arquitectura, intenté trabajar en su estudio. Y Mickey fue camarero durante un tiempo en un restaurante en Londres al que ella iba a comer todos los domingos, el River Café, cuya dueña es la esposa de otro famoso arquitecto, Richard Rogers”. Llevaban más de tres años probando en la música, con distintos proyectos y músicos (“con suerte metíamos a veinte personas en nuestros conciertos”), hasta que Mickey escuchó a su amigo Olly cantar en la ducha Killing Me Softly –que, por lo que cuentan (aunque no quieren entrar en detalles), no le hace mucha gracia a Lauryn Hill que versionen, por lo que especifican que el original es de Roberta Flack– y le sugirió que se uniese a ellos para cantar.

Esto sucedió hace año y medio, y el salto en este tiempo ha sido brutal. En lo que llevamos de 2015 ya han sido nombrados por la BBC como el grupo con más proyección del año y han sido número 1 en la lista británica de singles con King –cuya letra le inspiró a Olly un ex novio que no se lo hizo pasar demasiado bien–. “Es increíble la cantidad de gente cool que se interesa por nosotros ahora”, afirma Emre. Sin duda, el secreto está en la química entre los tres y el carisma arrebatador de su cantante, que es quien firma las letras y algunas de sus melodías más pegadizas. “En cuanto empezamos a trabajar juntos nos dimos cuenta de que teníamos algo especial entre manos”, recuerda Mickey. “De un golpe nos salieron canciones como Real, Take Shelter y Memo. Cuando publicamos Real con Kitsuné y lanzamos el vídeo en YouTube fue cuando empezamos a notar que algo estaba pasando. Que Olly sea también actor influye a la hora de que tengamos una imagen potente”. Emre cree que las cosas les van tan bien por tres motivos: “Nuestra música, el show en directo y los vídeos. Estamos construyendo todo un universo Years & Years”.

Olly aparece por fin, y Emre le recrimina su tardanza soltándole un “¡diva!”. Justo en ese momento estaba hablando sobre el estado actual de la música pop, que no le convence en absoluto. “En los últimos diez años el pop comercial se ha vuelto aburrido y nada imaginativo. Nada que ver con lo que pasaba en los 80 y los 90”. Quizá por eso su música se ha convertido en todo un revulsivo que incluso triunfa a lo grande en las listas –de momento, sobre todo en las británicas–, aunque su exquisita fusión de electrónica, r’n’b y estribillos pop en principio estuviera destinada a darles sobre todo una gran reputación indie. Fichados ya por una multinacional, su proyección es muy distinta. “Lo que nos motiva es hacer algo diferente”. Eso de momento no ha cambiado.

SHANGAY ⇒ ¿Qué gustos musicales compartís los tres?
EMRE TURKMEN
⇒ A los tres nos encantan Caribou, Little Dragon, Major Lazer, Beyoncé, el r’n’b de los 90…
OLLY ALEXANDER ⇒ …y a mí me encantan los grandes temas del soul clásico de artistas como Stevie Wonder y Marvin Gaye. El toque r’n’b en muchas de nuestras canciones diría que se debe a mi manera de cantar, porque es un estilo que me encanta y que me inspira mucho. Si me gustara el rock tanto igual dirían que parecemos los nuevos Muse [risas].
MICKEY GOLDSWORTHY ⇒ Ojalá te gustara tanto como a Emre y a mí… [risas]. La verdad es que nosotros vemos a Olly como un cantante soul. No puede negar lo mucho que le gusta, y es algo que le sale de forma natural, no es algo que intentemos de forma consciente potenciar en él, no es necesario.


“EN LOS ÚLTIMOS DIEZ AÑOS EL POP COMERCIAL SE HA VUELTO MUY ABURRIDO”


SHANGAY ⇒ ¿Qué tal lleváis que Olly sea el que acapara casi toda la atención en el grupo?
EMRE
⇒ No lo soportamos [risas].
MICKEY ⇒ Qué va, es al contrario, lo llevamos fenomenal. Yo no empecé a tocar el bajo pensando en hacerme popular…
OLLY ⇒ Igual deberíais montar ya proyectos paralelos, para que sintáis lo que es ser el que da la cara.

SHANGAY ⇒ ¿Acaso no te gusta que todo el mundo se fije tanto en ti?
OLLY
⇒ Solo a ratos. Porque a mí lo que realmente me gusta es componer y cantar. Estar tan expuesto no es algo que me apetezca, nunca me ha gustado ser constantemente el centro de atención, desde luego no en el día a día. Soy bastante reservado, aunque no lo parezca. Así que me he tenido que crear una especie de álter ego para llevarlo mejor cuando tengo que dar la cara.

SHANGAY ⇒ Olly compone letras basadas en experiencias personales, algunas explícitamente gays. ¿Eso no ha generado nunca diferencias si el resto no os identificabais con lo que el comparte?
EMRE
⇒ En absoluto. Olly tiene un talento especial para componer, tanto letras como melodías, y estamos orgullosos de que lo comparta con nosotros. A los tres nos gusta la música con personalidad, de artistas que vuelcan sus sentimientos en ella. La honestidad nos parece un valor muy importante.

¿Cómo vive Olly que su homosexualidad sea pública? ¿Son sus compañeros heteros? ¿Y quién es el nuevo novio de Olly? Pasa página

SHANGAY ⇒ Olly, a pesar de ser un artista cada vez más conocido, el hecho de que seas abiertamente gay no ha provocado ningún revuelo, es algo que ha salido a la luz de forma gradual y sin grandes titulares. ¿Prefieres que haya sido así?
OLLY
⇒ Sí. No tenía ningún plan preestablecido al respecto, pero desde luego no quería contarlo en un reportaje de portada, como si fuera una gran sorpresa inesperada. Y no era algo que quisiera ocultar, en absoluto. Creo que desde el principio he ido dejando evidencias de que soy gay, y desde luego el público gay las cazó al vuelo. Cuando empezamos a ser más conocidos y a dar más entrevistas empezaron a preguntarme por mi sexualidad, y a nadie parecía sorprenderles que me declarase gay, ni lo consideraban especialmente relevante. Y me hizo sentir bien, porque no querría que eso llamase más la atención que nuestra música.

SHANGAY ⇒ Es evidente, a juzgar también por la cantidad de adolescentes femeninas a las que cautiváis, que vuestra música llega a todo el mundo.
OLLY
⇒ Nos encanta que resulte accesible. Sobre todo porque para mí era importante incluir pronombres masculinos en algunas canciones, ya que no es algo que hagan habitualmente cantantes pop. Todos reaccionamos a la música de la misma manera, seamos gays o heteros.


“EN MI GENERACIÓN Y LA DE GENTE MÁS MAYOR SIGUE HABIENDO PERSONAS PARA LAS QUE SUPONE UN PROBLEMA QUE SEA ABIERTAMENTE GAY” (OLLY ALEXANDER)


SHANGAY ⇒ ¿Solo interesa la orientación sexual de Olly?
MICKEY
⇒ Nadie nos pregunta a nosotros si somos gays o heteros, así que parece que es así [risas].
EMRE ⇒ ¿Te interesa saberlo?

SHANGAY ⇒ Me interesa.
EMRE
⇒ Yo soy hetero.
MICKEY ⇒ Yo también.
EMRE ⇒ Nos han contado que alguien ha creado un hashtag en Twitter para intentar enterarse de si  Mickey y yo somos gays… Desde ahora ya no es ningún secreto.

SHANGAY ⇒ Olly, ¿has tenido que enfrentarte a situaciones desagradables desde que es pública tu homosexualidad?
OLLY
⇒ Apenas. Algún comentario homófobo aislado en Instagram, ocasionalmente. Como tenemos muchísimos fans muy jóvenes, parecen no tener ningún problema con la homosexualidad. En mi generación y la de gente más mayor que yo sí veo que sigue habiendo personas para las que supone un problema que sea abiertamente gay.
MICKEY ⇒ Es cierto que nuestro seguidores apoyan al 100% a Olly. Lo curioso es que a veces comentan que son sus padres los que llevan peor que les guste un grupo cuyo cantante es gay. Eso sí nos llama la atención.

SHANGAY ⇒ Habéis transformado algunas de las experiencias amorosas tormentosas de Olly en canciones de lo más bailables. ¿Es más fácil sobrellevar así el dolor y el desamor?
EMRE
⇒ ¿Quién querría refugiarse en ese estado atormentado? Mejor bailar.
OLLY ⇒ Muchas de nuestras canciones nacen de mi dolor, es cierto, pero una vez que todos aportan elementos personales se convierten en algo distinto, que desde luego ya no tiene tanto que ver lo con las cosas desagradables que sentí en el pasado. Es maravilloso que las hayamos transformado en canciones con las que puedes bailar.


“TODOS REACCIONAMOS A LA MÚSICA DE LA MISMA MANERA, SEAMOS GAYS O HETEROS”


SHANGAY ⇒ Habéis utilizado vuestras redes sociales para apoyar activamente el ‘sí’ en el referéndum en Irlanda sobre el matrimonio gay –que finalmente ganó–, sobre todo Olly. ¿Os pidieron el apoyo desde alguna organización de derechos LGTB?
OLLY
⇒ No, me nació apoyar el ‘sí,’ me parecía importante participar activamente en una campaña histórica, y más en un país tan religioso como Irlanda, donde hace poco más de veinte años la homosexualidad todavía estaba penada.

SHANGAY ⇒ ¿Piensas implicarte en más acciones a favor de los derechos LGTB, Olly?
OLLY
⇒ Siempre que pueda, hay mucho por hacer todavía. En el Reino Unido hemos avanzado mucho, y legalmente no se puede discriminar a nadie en base a su sexualidad. Pero hay actitudes poco positivas, sigue habiendo gente a la que le choca ver parejas gays en televisión o digerir el matrimonio gay. Por eso la visibilidad gay es tan importante.

SHANGAY ⇒ Justo antes del referéndum en Irlanda subiste una foto en Instagram en la que Milan Neil, el violinista sexy de Clean Bandit, y tú pedíais el ‘sí’ a la legalización del matrimonio gay “para que gente como nosotros, y también quienes no son como nosotros, y todo el mundo pueda casarse”. ¿Es la confirmación de que sois novios?
EMRE
⇒ ¡Díselo al mundo, Olly!
OLLY ⇒ Sí, es mi novio. Nadie me lo había preguntado todavía.
MICKEY ⇒ Es muy guapo, en eso estamos todos de acuerdo [risas].
OLLY ⇒ ¡Lo es! Neil es más reservado que yo en cuanto a temas personales. Cada cual tiene su propio bagaje, y hay que respetar sus decisiones. Sobre todo, cuando estás tan expuesto públicamente. Pero le pareció bien que subiéramos esa foto, está muy cómodo con nuestra situación actual. Pero no vamos a casarnos, te lo digo ya [risas].

SHANGAY ⇒ Vuestro primer álbum Communion verá la luz por fin el 10 de julio. ¿Cuál es el próximo objetivo que os marcáis?
EMRE
⇒ Ninguno en concreto. El último año ha sido una auténtica locura, y parece que estos próximos meses lo serán aún más. Es una situación que no podemos controlar. Lo único que podemos plantearnos es ser cada vez mejores músicos, y disfrutar de todo lo que se avecina, como tocar en Glastonbury. ¿Qué vendrá después? Ni idea. Lo importante es disfrutar cada momento.


EL ÁLBUM COMMUNION SALE A LA VENTA EL 10 DE JULIO EDITADO POR POLYDOR/UNIVERSAL

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.