23/07/2018

‘Heartstone’, tan bella como comprometida

13 abril, 2018
88
Léetelo en 2 minutos

Desde la mismísima Islandia llega esta película que lleva a sus espaldas 35 premios en festivales de cine internacionales y que, aunque aparentemente puede remitirnos a cintas recientes de temática homosexual como Call Me By Your Name o Tierra de Dios –quizá más a esta última por el ritmo y el entorno rural–, tiene varios elementos diferenciadores. Al contrario de lo que ocurre en las películas de Guadagnino y Lee, los protagonistas de Heartstone, corazones de piedra aún son unos niños. Se encuentran en un momento de transición, autodescubrimiento y cierta confusión emocional. Viven ese paso hacia la adolescencia en el que la amistad lo es todo y el sexo empieza a llamar a la puerta. En su ópera prima, el director Gudmundur Arnar Gudmundsson descubre pedazos de su propia vida y nos traslada a un verano de los años 90, en un pueblo pesquero del país nórdico.

Un lugar en el que la naturaleza convive mano a mano con las personas, y la violencia y la dulzura de la misma hace aflorar los sentimientos –buenos y malos– entre los más jóvenes. Thor y Christian son dos de estos chicos que pescan en el puerto y están familiarizados con la muerte de algunos animales, pero luego van a cenar con amigos al bar o simplemente juegan y se pelean en la habitación de alguno de ellos. Su amistad es fuerte, y puede con los problemas que sufre cada uno en casa. Inseparables, conectados y con mucha confianza mutua. Un estrecho lazo que puede verse debilitado por la atracción de uno hacia el otro y las dudas que esto provoca. Más aún cuando las chicas comienzan a interesarse por ellos, cuando comienzan a explorar su propio cuerpo, cuando cuesta diferenciar la intención de una caricia y la barrera entre la amistad y el amor se vuelve abstracta. Y es que este es otro factor diferenciador de las películas antes mencionadas: la reciprocidad. Si ya es difícil enfrentarte a la homosexualidad en un entorno hostil para la misma, el no sentirse correspondido es un choque que en Heartstone no deja buen sabor de boca. Sin embargo, la belleza de las imágenes y lo pausado de la narración ayudan a asumir los problemas de los protagonistas con ternura y verdad.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que acepta su uso. Más información en la información sobre cookies.

 

Cerrar
x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.