25/06/2018

8 curiosidades sobre diseño, filosofía de vida y sostenibilidad según Tomás Alía

26 mayo, 2018
265
Léetelo en 3 minutos

FOTO Miguel Ángel Fernández

SHANGAY ⇒ Da la sensación de que los diseñadores tienen cada vez más en cuenta la sostenibilidad y el respeto por el entorno… ¿Estás de acuerdo?
TOMÁS ALÍA ⇒ Es fundamental tener conciencia de ello. Hay que incorporar la sostenibilidad al diseño sí o sí. Hay que aplicar ese lenguaje a nuestra forma de vivir y entender el mundo. En el futuro, quiero diseñar un nuevo concepto de hotelería que se llamará glamping (glamour camping), tiendas de campaña de lujo que dan prioridad a la naturaleza sin ser invasivas en un contexto respetuoso.

SHANGAY ⇒ ¿Eres de los que piensan que la belleza está en el interior?
TOMÁS ALÍA ⇒ Por supuesto, creo en la belleza del alma por encima de todo. Las personas valemos por lo que transmitimos, no solo por nuestro look. La química es muy importante, llevamos mucho dentro que no contamos y que hay que comunicar. La belleza estética más pura está ahí, sin duda.

SHANGAY ⇒ ¿Ser cursi, chic y moderno son términos intercambiables?
TOMÁS ALÍA ⇒ Para nada. Lo cursi es lo peor, insistir en lo reiterativo en cuanto formas, ornamentación, conducta… No lo puedo soportar, me da ganas de vomitar [risas]. Ser chic es ser refinado y tener buen gusto, pero no tiene por qué ser cursi. Yo cambiaría moderno por contemporáneo, vivir el momento actual sin ser un recién llegado. Ser capaz de expresar las tendencias que vienen.

SHANGAY ⇒ ¿Cuál es la diferencia entre tener una vivienda y tener un hogar?
TOMÁS ALÍA ⇒ Varía mucho, una cosa es el lugar donde habitas y otra la proyección de tu propio ‘yo’. En el hogar decides tu forma de vida, gustos, necesidades y comportamiento. Al fin y al cabo, refleja tu personalidad, mientras que la vivienda solo es un lugar de referencia, nada más.

SHANGAY ⇒ ¿Son tus clientes más famosos los más exigentes?
TOMÁS ALÍA ⇒Hay un cliente famoso culturalmente preparado que no es nada exigente, y al revés. Cuando tú confías en un profesional es como ir al médico o al abogado. Eliges, le cuentas tus necesidades y entonces ha de interpretar tus sueños. Nosotros hacemos trajes a medida que hay que ir adaptando e investigando su proceso de evolución. Hay de todo, con algunos dan ganas de desmayarse, pero en general el cliente español es muy simpático. El árabe, en cambio, te abre las puertas de su confianza a los seis meses…

SHANGAY ⇒ ¿En qué momento está el barrio de Chueca en lo que a diseño se refiere?
TOMÁS ALÍA ⇒ Me preocupa un poco, porque es un territorio emergente que está estancado. Un lugar fantástico a nivel lúdico, pero muy tranquilo en lo estético, se arriesga poco. Luego ves lo que está ocurriendo en Lavapiés y es mucho más cañero, más trendy… Por cierto, hay un barrio en Valencia, Ruzafa, que como forma de expresión y manifestación es muy alternativo. Propone soluciones nuevas y sostenibles, es el que más me gusta.

SHANGAY ⇒ ¿De qué proyecto estás más orgulloso? ¿Qué es lo más estrafalario que te han pedido?
TOMÁS ALÍA ⇒ Siempre del último. Y cuando acabo, el que más me interesa es el siguiente, aunque es verdad que Larios Café supuso un antes y un después en mi carrera. Y me han pedido de todo: casas de citas, lugares de relajación, bolsos, premios para torneos de tenis… Cosas muy diversas y dispares.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo valoras la utilidad de las redes sociales en un sector como el tuyo ?
TOMÁS ALÍA ⇒ Vivimos una revolución digital y, si no tienes presencia, estás sentenciado. Comunicar, observar y absorber es vital. Hay que dignificarlas, huir de la frivolidad y demostrar todo el trabajo multidisciplinar que sirve para contar todo lo que hay detrás.

+ INFO: WWW.TOMASALIA.COM

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.