18/10/2019

‘Generación Selfi’: Dominnico, cuya ropa ha cautivado a Rosalía o a Lady Gaga, se autorretrata

17 septiembre, 2019

Dominnico está viviendo un año increíble, y encima está logrando que ni la exposición que está teniendo su ropa gracias a Rosalía se le suba a la cabeza. Hace solo un año que desfiló por primera vez en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid, y en su segundo participación, con solo 25 años, ya ha logrado el premio Mercedes Benz Fashion Talent por la colección primavera-verano 2020 que presentó en la pasarela Samsung EGO.

Fue unos días antes de que Rosalía reventara el festival Mad Cool de la capital, una de las muchas fechas en las que la joven diva ha vestido sus prendas. Porque la ropa de Dominnico se ha convertido en imprescindible en su actual gira mundial. Ahí es nada. Lógicamente, la repercursión internacional está siendo intensa.

Y el nombre de la firma que creó el alicantino Domingo Rodríguez Lázaro hace tres años ha pasado de ser un secreto en boca de unos cuantos a una realidad que aprovecha trabajando sin parar, con muchas ganas de lograr nuevos objetivos. Y viendo cómo ya son muchas las divas que han vestido sus prendas, desde Lady Gaga hasta Katy Perry, pasando por Anitta o Bad Gyal.

En Alicante diseñando para las Bratz

“Desde que tengo uso de razón me interesó la moda. El diseñador Pepe Botella, que es de Alicante, me dijo que cuando tuviera trece años podía ponerme a colaborar con él si quería. Era la época de Gwen Stefani y Christina Aguilera, y yo estaba loco por las Bratz. Fueron mis primeros maniquíes: les hacía trajes con los retales de casa, les cortaba el pelo… Me apunté a clases de pintura, hice el bachiller artístico… Todo iba orientado hacia ese sueño que tenía.

¿Cuáles son mis iconos dentro del universo de los diseñadores? Alexander McQueen, obvio, Jean Paul Gaultier, Galliano para Dior, Karl Lagerfeld para Fendi, Thierry Mugler (porque la corsetería y la ropa interior me encantan, y su manera de mostrar a la mujer, también), Raf Simmons, Rei Kawakubo para Comme de Garçons, Margiela…”.

Con perspectivas de altura

“Siempre he sido muy de pico y pala. Estudié la carrera de diseño de moda en Barcelona y decidí quedarme allí, aunque sabía que el epicentro de la moda era Madrid. Creé la marca Dominnico en tercero de carrera, en 2016, e iba colaborando en editoriales de moda, en distintas revistas, y desfilaba en Alicante, pero todo muy poco a poco. Fue el contacto con el estilista de Lady Gaga lo que lo aceleró todo a partir de septiembre de 2017.

Cuando vino Lady Gaga a Barcelona a actuar en enero de 2018, me pidieron parte de mi colección para formar parte de su armario durante la semana que iba a pasar allí. De repente, veo que sube un Stories en la que me etiqueta diciendo que le encantaban mis diseños. Y cuando unos amigos la vieron salir del hotel vestida con mi ropa fue como ‘what the fuck?’. Me volvió a etiquetar cuando se puso algo mío para un meet and greet, y ya la marca dio un vuelco. Aunque el boom gigante ha sido este año, entre lo de Rosalía y el premio en la Fashion Week”.

Espectáculo y lujo para mujer... o no

“La marca, sin serlo, tiene una filosofía elitista. Y me inspiran siempre mujeres. Por eso hago ropa para ellas, aunque la apoyen hombres. Aunque, si de pronto me pidieran un traje para Harry Styles o un personaje masculino random que me apetezca, lo haría. Pero en principio, mi ropa tiene pinzas y está hecha para mujeres, sean cis o trans. De momento el proyecto de marca no deja de ser pequeño, por eso me he centrado en la mujer.

Aunque hay propuestas que no considero que tengan género, como una sudadera crop top, un bolso o una chaqueta. Y no creo en los trajes de alfombra roja clásicos; a mí me tiran siempre propuestas muy exuberantes, porque siempre he sido más brutalista que minimal. En cualquier caso, deberíamos ir cada vez más hacia una moda sin género, sin duda”.

La visibilidad, siempre de moda

“Soy abiertamente gay, se lo dije a mis padres a los dieciséis. Y procuro apoyar al colectivo con todo lo que hago a través de la marca. Eso sí, no soy de ponerme unas alas de ángel y tanga de purpurina en el Orgullo; lo que quiero es poder darme un beso con mi pareja donde quiera, y acostarme con quien me da la gana. Hay que dar caña a la gente para lograr definitivamente una normalidad que es necesaria, y que es con la que vivimos la gente de mi generación.

Sufrí bullying de pequeño porque era gordito, era marica y me gustaba diseñar, pero por suerte siempre he tenido una autoestima bastante alta y una familia que ha estado siempre conmigo. Muchos de esos haters de entonces son de los que ahora me apoyan en las redes… y no necesito su aprobación”.

Cuando te cruzas con la Rosalía ya no hay stop

“La descubrí al escuchar Antes de morirme con C. Tangana. La invité a mi desfile del año pasado y no pudo venir, pero ya le había enviado unos zapatos y un bolso que le habían encantado, y que se puso en Nueva York cuando presentó El mal querer. Meses después, la vi cantando Brillo con una gabardina mía que yo, petarda de mí, había hecho reflectante [risas].

Un día me llamaron a las once de la noche para preguntarme si quería formar parte de su actual gira con mis diseños y, claro, dije que sí. Con una clienta así, cualquier cosa me repercute en positivo. Además, la relación con Rosalía es muy guay, me parece lo más estar viviendo el salto que está dando con ella, porque somos muy afines.

Me resulta normal que nos apoyemos unos a otros; no soporto a la gente que va de altiva. Y agradezco que personajes ya muy fuertes hayan apoyado a mi marca. El próximo paso quisiera que fuera estar en París, tener mi showroom de venta allí y empezar a organizar cosas más grandes. Pero todo tiene que ir de manera progresiva. No se puede aparecer de la nada y pretender ya comerse el mundo, porque puedes morir de éxito”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.