6 diciembre 2021

Palacio Real de Aranjuez, mucho más que un sueño ‘royal’ (que no puedes perderte)

Es una escapada perfecta: muy bien comunicado desde la capital, Aranjuez es mucho más que un Palacio Real, es Patrimonio Mundial en Madrid y una de esas excursiones en las que puedes combinar arte, naturaleza y gastronomía.

En Aranjuez nos preparamos para largos paseos con paradas culturales. De visita imprescindible son el Palacio Real –que ofrece recorridos guiados–, construido en el siglo XVIII en el estilo francés que trajo a España la nueva dinastía real: los Borbones; el Museo de Falúas Reales o la Casa del Labrador. Los amantes de la naturaleza disfrutarán especialmente en el entorno de la ribera del Tajo con los sotos y las huertas históricas que rodean el municipio. Si eres aficionado al turismo activo, Aranjuez es uno de los sitios que no puedes perderte.

En la margen izquierda del río Tajo se erige este maravilloso palacio, que fue elegido por los Borbones para establecer su residencia de primavera, convirtiéndolo, temporalmente, en el marco administrativo de los Reales Sitios.

Vista del espectacular Palacio Real de Aranjuez, una de las joyas del patrimonio de la Comunidad de Madrid.

En el actual emplazamiento del palacio, hubo anteriormente una casa-palacio perteneciente a los Maestres de Santiago, cuya construcción fue encargada por Felipe II, en 1561, a Juan Bautista de Toledo. Al fallecer este, la obra fue continuada por Juan de Herrera.

Desgraciadamente, veinte años más tarde, el inmueble sufrió dos incendios que provocaron grandes daños, ya que buena parte del edificio era de madera.

El Palacio Real de Aranjuez fue construido en el siglo XVIII al estilo francés de los Borbones.

El palacio que vemos hoy es del periodo borbónico. Felipe V ordenó su trazado en 1717 al arquitecto Pedro Caro Idrogo. La fachada principal fue realizada por Giacomo Bonavia en tiempos de Fernando VI, mientras que las dos alas laterales y la capilla pública fueron obra de Sabatini, durante el reinado de Carlos III.

El frontal del palacio está adornado por las estatuas de los tres reyes que intervinieron en su construcción: Felipe II, Fernando VI y Carlos III.

La ornamentación del edificio fue realizada en ladrillo visto de color rojo, que contrasta con la piedra blanca procedente de Colmenar de Oreja, empleada en los zócalos, ángulos, cornisas, balcones y marcos de ventanas y puertas.

En el interior destaca la escalera balaustrada de estilo rococó, el Salón de los Espejos y la Saleta de Porcelana, considerada la obra maestra de la Fábrica de Porcelanas del Buen Retiro. Además, el Palacio alberga, entre otros elementos, pinturas de Lucas Jordán y Vicente López y Esquivel, muebles de diversos estilos y una colección de relojes, lámparas y esculturas que muestran cómo era la vida cotidiana de las familias reales. Pero, sin duda, la mayor joya del palacio está en el exterior: sus jardines.

Si tienes planeado ir a Aranjuez desde la capital solo tendrás que coger la línea C3 desde la estación de Atocha. También puedes optar por tomar el autobús interurbano (423), salen con una frecuencia de unos quince minutos desde la Plaza de Legazpi y desde la Estación Sur. .

Si vas en tren, el viaje dura tres cuartos de hora. Una vez estés en la ciudad, tienes por delante un agradable paseo de unos veinte minutos hasta llegar al majestuoso Palacio Real.

La localidad ofrece infinidad de sitios para disfrutar del arte y la naturaleza, pero también de la gastronomía. En tus manos está sacarle todo el jugo.

Más info sobre cómo sacarle todo el juego a Aranjuez: ocio, cultura, gastronomía, turismo activo….

Oficina de Turismo de Aranjuez

Más info de los lugares Patrimonio Mundial de la Comunidad de Madrid,