Alejandro Amenábar: “A día de hoy todavía no veo claro hacer una película sobre la homosexualidad”

En la última entrevista que concedió a Shangay, con motivo del estreno de ‘Regresión’, Amenábar habló de sus miedos, de sus sueños y de su forma de trabajar.


Camisa ORIGINAL PENGUIN
Pantalón ANTONY MORATO
 

SHANGAY ⇒ ¿Cuál es la pregunta que esperabas que te hicieran durante esta promoción y no te han hecho aún?
ALEJANDRO AMENÁBAR
 ⇒ Si te la digo me la vas a hacer... No me han preguntado qué opino del proceso independentista catalán.

SHANGAY ⇒ ¿Y?
ALEJANDRO AMENÁBAR
 ⇒ Como español nacido en Chile, siempre apuesto más por lo que lo une que por lo que nos separa. Además, es una frase que dice Rachel Weisz en Ágora.

SHANGAY ⇒ Ágora provocó opiniones encontradas, no tuvo una respuesta positiva ni mucho menos unánime... ¿Te afectó?
ALEJANDRO AMENÁBAR 
⇒ Es algo que doy por hecho que puede pasar. Cuando presentas una película estás nervioso, siempre esperas que guste a la mayor cantidad de gente posible, pero es inevitable que haya a quien no le guste, es algo con lo que convivo. Nunca he tenido la sensación de que la reacción crítica con mis películas sea unánime. Quizá la que más se acercó fue Mar adentro pero, mirando atrás, siempre recuerdo haberme llevado algún que otro palo.

SHANGAY ⇒ ¿Prestas atención a las crítica?
ALEJANDRO AMENÁBAR 
⇒ Hombre, las leo. Pero doy más importancia a la opinión de mi núcleo duro de amigos, cuando testo las películas con ellos. Cuando más de tres personas me comentan algo que no les convence, sobre todo relacionado con el montaje, tomo nota. Creo mucho en lo que ellos me tengan que decir. Las críticas que no son positivas las leo, pero no me obsesiono con ellas. Y sé distinguir aquellas que son destructivas de las que, aún no siendo positivas, tienen un sentido.

SHANGAY ⇒ ¿Tus amigos son siempre sinceros?
ALEJANDRO AMENÁBAR
 ⇒ Si no lo fueran no serían mis amigos, sino groupies lameculos. Entre nosotros tenemos la sana virtud de decirnos las cosas a la cara. Yo también lo hago cuando Dani Sánchez Arévalo o Mateo [Gil] estrenan películas.


Regresión no es una película sobre la homosexualidad, sino sobre hasta dónde nos pueden llevar los prejuicios sobre ese tema”


SHANGAY ⇒ En Regresión has evitado los giros de guion tramposos; si pones atención, enseguida ves lo que va a pasar. ¿Te preocupa que haya espectadores a los que les decepcione que les pongan tan fácil desentramar la intriga que propones?
ALEJANDRO AMENÁBAR 
⇒ Sí, pero es que esta es una película sobre puertas y llaves, y quería hacer algo que veo en otras muchas películas de misterio. Es sorprendente cómo a veces la gente decide no coger determinadas llaves, me resulta curioso. Y creo que siempre hay que dejar pistas. Porque quiero pensar que mis películas se pueden ver una segunda y tercera ver para seguir encontrando esas pistas.

SHANGAY ⇒ ¿Te ves más como artesano o como autor?
ALEJANDRO AMENÁBAR
 ⇒ Siempre me había visto como artesano, casi como mercenario, porque soy alguien que quería ganarse la vida haciendo esto, lo prefería a estar en un banco o jugando al fútbol, cosas que no me gustan. Con el tiempo he visto claro que rodar películas es mi manera de expresarme y comunicarme, y en ese sentido sí me considero autor, porque además he terminado escribiendo todas mis películas.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué a los directores que apuestan por hacer películas comerciales no se les quiere considerar autores?
ALEJANDRO AMENÁBAR
 ⇒ Porque intentas hacer digerible aquello que te interesa; parece que por dirigirte al mainstream estás haciendo un cine exclusivamente comercial. Yo siempre funciono con dos niveles de lectura: si los clichés del cine comercial no van unidos a una carga de fondo no me interesa hacer una determinada película.

SHANGAY ⇒ ¿Ya no te ves trabajando con actores que no sean carne de Hollywood?
ALEJANDRO AMENÁBAR
 ⇒ Sí, depende de lo que estés buscando. Pero no nos engañemos: cuando estás preparando una película, te encantaría, para empezar, que la protagonista fuese Meryl Streep; me cuesta creer que un director prefiriese ir antes por una actriz desconocida que por ella. Muchas veces, los grandes lo son porque tienen más talento que los demás. En este caso, tuvimos la suerte de que Ethan [Hawke], un actor con el que me apetecía trabajar desde hace mucho, dijera que sí. Contar con Emma [Watson] era una idea descabellada, y lo extraño fue lo fácilmente que entró en el proyecto.

¿Cómo convence a las estrellas para que trabajen con él? ¿Qué secuencia de ‘Regresión’ le dio mal rollo rodar? Pasa página

Página 1 de 3

POR: Agustín Gómez Cascales
Página 1 de 3