‘Doctor Extraño’, el universo Marvel se reinventa

La crítica se ha rendido ante ‘Doctor extraño’, la última adaptación del universo Marvel a la gran pantalla. Una cinta llena de sorpresas en la que un neurocirujano que sufre un accidente, tiene que combatir las artes oscuras...

POR: Joaquín Gasca

¿Cómo ser el neurocirujano más heroico de Marvel después de que un accidente de coche te prive de poder usar las manos? Este superpoder solo está al alcance del Doctor Extraño, protagonista de la última adaptación al cine de la editorial de cómics, basada en el personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko en el año 1963, y llevada por Scott Derrickson a la gran pantalla.

Benedict Cumberbatch da vida a Stephen Strange, uno de los pocos personajes a los que su enorme ego permite mantener su nombre de civil cuando se pone la capa de levitación. Codicioso e interesado, reputado y talentoso, la tragedia le introduce en una espiral de desesperación y pesimismo que le acaba llevando hasta el misterioso enclave de Kamar-Taj, lugar donde le aseguran que un anciano místico es capaz de curar sus heridas. Por eso se busca un mundo paralelo que le proteja. Su última esperanza es El Anciano, interpretado por Tilda Swinton –para el que Marvel Studios inicialmente buscó un actor masculino, aunque tras repensar el papel lo convirtieron en mujer–, que acaba con el escepticismo cuando aparca los diagnósticos y le introduce en la primera línea de una batalla contra fuerzas oscuras e invisibles. Su relación evolucionará hacia la de maestro-discípulo, con Strange erigiéndose en hechicero y escudo contra las amenazas sobrenaturales. En un universo donde la tecnología punta y los avances genéticos predominan, el doctor no tiene ninguna habilidad más allá del poder mental para dominar las artes espirituales. Y ahí reside la mayor de sus fortalezas: el bueno de Strange tiene capacidades adivinatorias, se proyecta fuera de su cuerpo como un fantasma, practica el teletransporte e invoca a todo tipo de criaturas. No le verán en rencillas banales o guerras civiles, solo le preocupa evitar que nuestra realidad se destruya.

De ahí que sus supervillanos no tengan intención de asaltar edificios o saquear instituciones. El Barón Mordo (Chiwetel Ejiofor) es experto en magia negra, mientras que el brujo Kaecilius (Mads Mikkelsen) es de los que piensan que el libre albedrío no es perjudicial. Por cierto, no habrá que esperar al final de la película para ver sus enfrentamientos cuerpo a cuerpo, ya que el mago cuenta su historia a la inversa. La capacidad de dominio es lo que tiene.


El Doctor Extraño recurre a entidades extradimensionales benévolas para que sus conjuros sean más efectivos. Veremos si con ellos es suficiente.

LA PELÍCULA DOCTOR EXTRAÑO SE ESTRENA EN CINES EL VIERNES 28 DE OCTUBRE. 

 

Más cine, AQUÍ