Luke Austin: “Me llama más la atención una mirada interesante que un cuerpazo desnudo”

Instagram le cambió la vida al fotógrafo gay Luke Austin, y le facilitó dedicarse a su gran pasión: fotografiar hombres, casi siempre desnudos. En su nuevo libro, ‘LÉWÀ’, ha hecho una selección de sus retratos favoritos a hombres negros. Acostumbrados a ver sus fotos en el móvil, se agradece el cambio de formato... y tamaño.

 

POR: Agustín Gómez Cascales

El fotógrafo australiano, afincado en Los Ángeles, Luke Austin.

 

Es un buen ejemplo de cómo las redes sociales te pueden cambiar la vida. “Tal cual”, afirma. Hace algo más de una década, el australiano Luke Austin, que trabajaba principalmente como fotógrafo de músicos y festivales, empezó a fotografiar a sus amigos y creó un blog en el que subía esas fotos, The Shady Beau. “Se hizo muy popular, sobre todo en Estados Unidos, y me llevó a dar forma a mi primer libro, Beau Book [2015]. Nos lo cuenta en su visita a Madrid a promocionar el segundo, LÉWÀ.

Llegó Instagram e inmediatamente vio cómo se convertía en una celebridad. “Nunca olvidaré la primera vez que fui a Berlín; de pronto me vi en un bar... y los camareros me reconocieron, una locura. Fue en 2012”. El éxito inmediato suele ser complicado de digerir, pero no fue su caso. “A mí me sentó de maravilla”, afirma entre risas. “En aquel momento aún tenía un trabajo normal, de 9 a 17h, en Sydney. Soñaba con la manera de poder dejarlo y centrarme en la fotografía, y lo que me pasó fue el pistoletazo para ver que podía convertirse en una realidad. Desde luego, en mi caso, sin Instagram no sé si habría sucedido”.


“Ahora mismo tengo una relación de amor-odio con Instagram”


Aunque celebra que sea tan fácil mostrar tu trabajo al mundo de la manera que lo permite la red, no todo es positivo para Austin. “Ahora mismo tengo una relación de amor-odio con Instagram”, afirma. “Porque cada vez veo a más artistas que no crean pensando en sí mismos, sino en la red social. Yo el primero. Hace un par de años, si una foto no tenía los likes que pensaba que se merecía, la borraba. O si alguna no gustaba nada, desechaba esa dirección artística”. En la actualidad, ha aceptado las normas que imperan en la red más celebrada. “Cada vez subo más fotos mías, porque al final Instagram es una herramienta para autopromocionarte. Si subo obras mías es porque un proyecto está terminado, o lo voy a exponer”.


    
Tanto la galería que le representa en Estados Unidos como los editores de sus dos libros le encontraron a través de Instagram, de manera que ese es otro motivo a celebrar para él. Porque gracias a su presencia en redes ha podido materializar el libro que acaba de publicar, LÉWÀ. ¿Por qué decidió centrarlo en su visión de la belleza negra? “No hice estas fotos pensando en un proyecto como este libro. Simplemente decidí seleccionar mis retratos favoritos de hombres negros”. De nuevo, influyó en él la red social en donde se mueve como pez en el agua. “Noté que cuando subía a Instagram fotos de hombres negros tenían muchos menos likes que las de modelos blancos. A mí cada vez me atraía más fotografiar a hombres de color, y al subir sus fotos, dejaban de seguirme muchos followers blancos”.


“El racismo es cada vez más intenso: cuando subo a Instagram fotos de hombres negros las fotos tienen menos likes que las de modelos blancos”


Así que adoptó una actitud en cierto modo reivindicativa, dejándose llevar a la vez por su atracción hacia un tipo concreto de modelo. “Pensé que un libro así sería en cierto modo la manera de reforzar mi actitud. Una manera de decirle a mi público, que sigue siendo mayoritariamente blanco: ‘¿Por qué soléis ignorar estas fotos en Instagram?”. Austin, que vive actualmente en Los Ángeles, está asustado ante lo que ve a su alrededor allí. “El racismo es cada vez más intenso, es horrible. Así que no está de más dejar claro que encuentro hermosísimos a muchos hombres negros”. Apenas hay cuatro desnudos integrales, cuando es algo que podría haber explotado a favor de la repercusión de un libro así, y más siendo negros sus modelos. “Casi siempre me parece más sexy un retrato si ciertas partes están cubiertas. Rara vez me siento contento con los desnudos integrales que fotografío, así que también los evito, porque siento que aún no tengo las herramientas para hacerlos realmente buenos”.


¿Por qué comenzó fotografiando a hombres muy musculados? ¿Qué cliché asociado a los fotógrafos gay que hacen desnudos le molesta enormememente? ¿Alguna vez se le insinúan sus modelos? Sigue leyendo

Página 1 de 4